Política

Sinaloa desarmado frente a la tercera ola | ¿Cómo llegamos hasta allí?

Pronto importará saber cómo es que llegamos hasta aquí.

Image Credit: Gulf News.

Image Credit: Gulf News.

El fin de semana ESPEJO Revista digital presentó la revisión de eventos, situaciones, actores y descuidos que están marcados con rojo en la secuencia de detonantes de la tercera ola de contagios y fallecimientos por coronavirus en Sinaloa. Quizá la concatenación de negligencias quede en un simple repaso sin que alguien pague por ello, sin embargo, es importante tener conciencia de lo ocurrido al menos para no repetir los mismos errores.

Con el título “Tercera ola: una cadena de negligencias” se resaltan episodios como la alteración de los protocolos establecidos para el proceso electoral 2021 donde los eventos masivos intervinieron para rebasar los anteriores picos endémicos; los puntos de vista de epidemiólogos que advierten sobre nuevas cepas de la Covid-19; la afectación económica que puso a las empresas en la encrucijada de cuidar los negocios o preponderar la salud; la vulnerabilidad de sectores laborales al estar expuestos a virus y, entre otros temas, el sufrimiento de los pacientes y sus familiares en hospitales que en realidad dejan a los enfermos a expensas de la suerte.

Sin duda alguna, la pandemia tan prolongada e incierta en el futuro puso a prueba los sistemas de salud pública del mundo entero. En México es extensa la carpeta de evidencias de yerros cometidos debido a la diferencia abismal entre el “yo tengo otros datos” del Gobierno Federal, y la arrasadora incidencia en la economía y la educación principalmente, aunado a la devastación del todo que abarca desde la familia a la sociedad entera.

En Sinaloa se repitieron tales desidias, unas tras otras, a tal grado que en estos momentos la entidad se encuentra en el color rojo que es el indicador más alto del semáforo epidemiológico. Al echársele toda la culpa a la población por desestimar y relajar las acciones preventivas, el Gobierno del Estado se exhibe a sí mismo como el eslabón principal de la cadena de irresponsabilidades ya que pudiendo implementar un plan específico al nivel local del problema, obedeció a ciegas los fracasos fraguados desde Palacio Nacional.

En cuanto aminore la intensidad del virus SARS-CoV-2 se instalará en el interés ciudadano la necesidad de efectuar el balance sereno pero profundo de aquello que nos llevó a que Sinaloa llegara, año y medio después del inicio de la contingencia, a la tercera ola que halló a las autoridades desprevenidas y con exceso de confianza. Y todo saldrá a relucir, como resaltará el hecho que del 6 de junio, el día de la elección, al cierre de agosto, se registraron más de 17 mil contagios en Sinaloa y 700 muertes por coronavirus.

Importará saber cómo es que llegamos hasta aquí.

El Efecto ESPEJO es parte de nuestro boletín de noticias. Suscríbete y recibe los hechos más relevantes de Culiacán, Sinaloa y el mundo directo a tu correo electrónico.

 

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo