Cultura

Miguél Ángel Vega nos presenta su libro “El Fixer”

Un fixer es un enlace entre un medio de comunicación internacional que desea venir a México a realizar un proyecto de investigación, sin embargo, por lo general a quien se desea entrevistar está inmerso en el mundo de la ilegalidad.

Foto: Josué David Piña.

Foto: Josué David Piña.

Un fixer es un enlace entre un medio de comunicación internacional que desea viajar a otro país a realizar un proyecto de investigación, sin embargo, por lo general a quien se desea entrevistar está inmerso en el mundo de la ilegalidad. Es ahí donde interviene el fixer, quien juega el papel de intermediario entre esos grupos y los periodistas.

El fixer cuenta con los contactos, y una vez que los establece, consigue el acceso a ese contexto criminal con el propósito de documentar lo que sucede dentro del fenómeno del narcotráfico.

Miguel Ángel Vega, es un cineasta, periodista y fixer originario de Culiacán, quien recientemente publicó un libro titulado El Fixer. En él se dedicó a plasmar sus experiencias, muchas de ellas donde su vida corrió peligro al estar envuelto en una profesión de alto riesgo.

Nos explica que él adoptó dicha figura de manera fortuita, esto porque hace algunos años estrenó una película (Cádiz) la cual no tuvo la aceptación esperada por el público, situación que lo orilló a una crisis financiera.

En ese lapso, fue contactado por unos periodistas originarios de Los Ángeles, en Estados Unidos, quienes estaban interesados en cubrir el conflictos de 2008 en el estado, cuando se desató la guerra entre los Beltrán Leyva y el Cártel de Sinaloa. El motivo por el que lo contactaron a él fue porque se enteraron que Miguel dominaba el idioma inglés. De esta forma comenzó a establecer los contactos con policías y con conocidos que él sabía que estaban involucrados de alguna manera con el crimen organizado.

Al publicarse el trabajo aquellos periodistas, el gremio en ese país se mostró interesado por el hecho de que sus compañeros se introdujeron en un submundo peligroso y arriesgado, por lo que esos primeros reporteros comenzaron a recomendarlo.

“Y como al año y medio en una de las Hojas de Llamados, así se llama cuando es una producción grande, en una de esas hojas miré mi crédito y decía: Fixer. Entonces a mí me llamó la atención, también me gustó, tenía como ese aire holliwoodesco, detectivesco”, explica.

Pero el trabajo del fixer va mucho más allá que presentar los contactos, tiene que organizar en general todo, la transportación, contactar a otro tipo de gente, pero sobre todo garantizar la seguridad de quienes los están contratando.

Recuperado financieramente, decidió emprender otro proyecto cinematográfico, pero quedó trunco por falta de financiamiento, es ahí donde decidió emprender otro proyecto, el de escribir un libro a partir de sus vivencias.

“Decidí escribir un libro porque habíamos tenido un incidente y era como una forma de catarsis para mí, lo escribí completo el cual sucedió en Ciudad Juárez. Cuando lo terminé decidí escribir otro incidente. Con esos dos incidentes yo me acerqué con la editorial Random House y les dije que tenía un libro que quería publicar, pero me dijeron que nos les interesaba, pero les dejé la propuesta”, comenta.

Miguel Ángel comenta que al mes la editorial lo contacta de vuelta para notificarle que su libro había sido aprobado y que sería publicado. A partir de ahí él siguió trabajando como fixer y se dedicó a escribir una página al día, además de ir corrigiendo la del día anterior. En ese momento, comenta, sentía que debía ser importante que explicar porque era un fixer, por qué comenzó a trabajar como tal y que era lo que lo motivaba a seguir en ese ámbito.

¿Miguel Ángel le puedes explicar al público de que va tu libro?

“Esa fue toda la odisea, finalmente el fixer es un libro de narcotráfico, de periodismo, porque explica porque ellos tienen que investigar este tipo de temáticas. Es un libro también de historias con mucha adrenalina, y de personajes que nadie conoce pero existen, están en el bajo mundo y al mismo tiempo es un libro de sueños porque el fixer parece que no lo van a detener para terminar con su objetivo de vida, que es seguir con su carrera de cine y terminar esta película. Fue lo que realmente terminó por ensamblar todo el proyecto narrativo de El fixer. Ha sido una aventura increíble y todo esto está documentado en El Fixer”, comenta.

¿El libro pudiera servir como un manual para periodistas interesados en temas de seguridad?

“Sí, porque te explica cómo se establecen los contactos, te explica el tipo de situaciones que uno va enfrentando cuando estás haciendo investigaciones, cuando haces conexiones con gente del crimen organizado. Por ejemplo, lo primero que piensan de uno es que soy  agente encubierto de la DEA o del FBI; hay mucha duda entonces uno tiene que empezar a disipar esa nube de dudas y desconfianza que tienen los miembros del crimen organizado.

Generalmente uno establece el contacto desde abajo, con alguien que puede conocer a otra y así uno va escalar, todo esto para que nos otorguen el permiso. A veces no es necesario llegar arriba porque las personas que pueden estar abajo, ya sean punteros o pistoleros, ellos mismos te dan el testimonio que buscas o te muestran cómo es que operan.

Uno de los compromisos es cuidar su identidad cubriéndole el rostro, cambiándole la vos, no revelando sus nombres, ni apodos, ni el lugar donde ocurre la entrevista.

Hay una serie de compromisos que uno va haciendo y que uno va respetando. Sobre todo hablar con la verdad, por ejemplo, si estamos haciendo un trabajo de cobertura en la sierra decir siempre que somos periodistas si nos preguntan. Identificarte con tu gafete de periodista. La honestidad siempre se convierte en una forma de salvoconducto que nos ayuda, porque de otro modo es complicado, el equipo se puede contradecir y en la contradicción hay un problema porque la gente empieza a desconfiar.

Finalmente uno cuando cubre temas de seguridad, por ejemplo, uno no es el enemigo, no somos enemigos de ningún grupo criminal, ni amigos ni enemigos, simplemente tratamos de documentar un hecho que está ocurriendo en nuestro espacio y tiempo”.

¿Cómo está estructurado tu libro?

“El libro está narrado en primera persona cuando estoy explicando mis vivencias, pero de pronto puede ser narrado en segunda persona, porque cuando estoy con ciertos personajes que están dentro del crimen organizado, entonces ahí puede cambiar la narrativa y se vuelve en segunda persona.

Generalmente está en primera persona y está dividida en capítulos, cada capítulo es un grupo de televisión que llega a México y empieza a cubrir el fenómeno del narcotráfico. Una vez que el equipo regresa a su país el episodio termina y continúa el otro episodio. Tiene un orden cronológico. Estamos hablando de una aventura de entre 11 ó 12 años, estamos hablando de situaciones reales porque este es un libro de no ficción, son crónicas de mis memorias como fixer y todo es basado en hechos reales. Es un libro muy honesto porque narro situaciones muy íntimas y personales que yo quise incluir por volver al fixer una figura, uno más vulnerable y humano.

Entonces si es un oficio de alto riesgo, pero al mismo tiempo es un oficio interesante. Entiendes de primera mano lo que es el fenómeno del narco, te toca trabajar con periodistas de gran prestigio y te toca viajar y no quedarte en un solo lugar. Tienes la oportunidad de extenderte a diferentes lugares y eso lo vuelve un oficio muy dinámico. Al mismo tiempo es periodismo puro. La figura del fixer es una parte del quehacer periodístico”.

Finalmente Miguel Ángel Vega expresa que si tuviera que describir su libro en una palabra esta sería: emocionante. Explica que busca mostrar esa profesión que poca gente ubica, ya que cuando las personas ven algún documental y se preguntan cómo hizo el corresponsal para meterse en un contexto de suma violencia y salir ileso, todo el crédito termina colgado hacía él, cuando en realidad hubo un fixer encargado de llevarlo a ese lugar y sacarlo de manera segura para que él pudiera hacer su trabajo.  

Cabe resaltar que actualmente El Fixer es el libro más vendido en Amazon, al mismo tiempo que ya se encuentra en librerías como Gonvill, Sanborns, Sótano o Librería México.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo