Salud

Regreso a clases | ¿Cómo un protocolo de bioseguridad puede salvar el ciclo escolar?

Los niños juegan, van a jugar entre ellos y se van a divertir, y en los niveles primaria y secundaria, preparatoria habrá convivencia y con ellos un virus por el que han muerto casi 8 mil sinaloenses.

FOTO: Josué David Piña.

FOTO: Josué David Piña.

La Covid-19 no va a desaparecer, parece que el mundo tiene un lastre sanitario aunque haya un gran número de actividades por hacer. Hace más de un año pararon miles de trabajos en el mundo, empresas de todo tipo y también las gubernamentales. Todo se volvió digital, hasta las clases, y con ello un gran problema social y mental. Las autoridades reportan una deserción récord de estudiantes y un alza en la violencia infantil, pero ¿esta es la justificante para regresar a las escuelas?

La Secretaría de Educación Pública ha dicho que sí y el 30 de agosto de 2021 es la fecha inminente para hacerlo en medio de una pandemia sin control y con decisiones laxas. Los más de 600 mil alumnos de Sinaloa retornarán a los salones de clases con la incertidumbre sobre si ese hecho causará otra ola de contagios.

“Se siente la sensación de que va a bajar un poco los contagios, pero no va a desaparecer. Seguramente habrá otra ola y ojalá no sea provocada por el regreso a clases, que es lo que todos esperamos que no suceda, pero si no hay capacitación, una vigilancia a que eso no suceda, hay alto riesgo”, dijo Cristóbal Chaidez Quiroz, un científico sinaloense experto en Microbiología.

LEE MÁS: Regreso a clases | Autoridades deben establecer un protocolo: Mexicanos Primero

La preocupación no es menor, desde que ocurrió el primer caso positivo en el Estado a la fecha se han contagiado más de 70 mil personas y casi 8 mil murieron. Se colocó como la segunda enfermedad más mortal en México y Sinaloa.

El consultor experto de la FAO en temas relacionados a la Inocuidad Microbiológica del Ambiente y los Alimentos ha hecho un cálculo superficial de los riesgos que implica regresar a clases en la actualidad, pues el principal problema no reside en las condiciones de los salones, sino en la falta de protocolos de bioseguridad, que no son otra cosa que generar programas de capacitación y documentos donde se indiquen los pasos a seguir para vigilar, evitar y/o cortar cadenas de transmisión de virus.

“El regreso a clases es algo inminente, va a suceder, no sé si el 30 o más adelante y es necesario por los aspectos psicológicos, pero no podemos lanzarnos sin haber tenido un programa de capacitación y desarrollar protocolos”, dijo.

Los niños juegan, van a jugar entre ellos y se van a divertir, y en los niveles primaria y secundaria, preparatoria habrá convivencia y debe haber alguien que esté monitoreando que no se aglomeren, que no se compartan cosas, eso debe incluirse en capacitaciones”.

LEE MÁS: ‘No vale el riesgo’ | Madres de familia tienen miedo de un regreso a clases presencial

Y es verdad, la Secretaría de Educación Pública emitió protocolos donde solo se incluyen dos parámetros, el de la cantidad de alumnos según el número de contagios activos y la aplicación de gel antibacterial o la permanencia de estos en salones sin aire acondicionado.

Esas medidas no son malas, de acuerdo con el investigador del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), pero no suficientes.

Imagen: Captura de pantalla.

“Si tú abres las escuelas sin análisis de riesgo, entonces el riesgo va a ser muy alto”, aseguró.

LEE MÁS: Regreso a clases | Las tareas pendientes que tiene Gobierno

No se trata de suerte como alguien lo ha dicho, que hay que vivir el riesgo, no, hay que disminuir el riesgo, minimizarlo lo más que se pueda para evitar cadenas de contagio”.

Chaidez Quiroz explicó que los protocolos deben ser diseñados de manera breve, bajo consulta de expertos locales, quienes observen el contexto de Sinaloa y no solo obedecer a un proceso político.

Como ejemplo, recordó que si antes las clases eran de 40 minutos, deberían recortarse a 15 o 20 minutos para después sacar a las niñas y niños a espacios abiertos.

“Entiendo el clima, pero es menor riesgo sufrir calor a una infección. Hay que sacrificar algunas cosas”, señaló.

Cristóbal Chaidez Quiroz, científico sinaloense experto en Microbiología para el CIAD

El investigador del CIAD propuso un modelo de posible protocolo, adaptado a las necesidades locales.

LEE MÁS: Por decreto, emiten lineamientos para el regreso a clases en Sinaloa

La primera decisión sería la de reducir las horas de clases, con propuestas de actividades lúdicas mientras que una brigada escolar se dedique a desinfectar los salones.

Yo sé que la cuestión económica es un tema, pero hay que desinfectar, porque no pueden estar los niños en áreas cerradas”, dijo.

Otra decisión sería la de mantener las ventanas y puertas abiertas, cancelando el aire acondicionado pese a las condiciones del clima, con ventiladores como único recurso para palear el calor.

Lo que buscamos aquí es reducir riesgos y mientras más ventilación haya, menos condensación de aerosoles se van a generar en espacios donde hay 30 o 40 niños aún con cubrebocas“, señaló.

Otras medidas esenciales, y que ya son conocidas, son el uso obligatorio de cubrebocas, el lavado constante de manos y distanciamiento entre uno y otro niño.

Una última medida propuesta por el experto en Microbiología es la realización semanal de pruebas rápidas de Covid-19, las cuales están aprobadas por la Organización Mundial de la Salud y se han aplicado en eventos mundiales como las olimpiadas de Tokio 2020.

Ese tipo de pruebas son sencillas de aplicar, pues solo se requiere saliva escupida en vasos de muestras médicas sin mayor invasión física.

LEE MÁS: Decreto de regreso a clases deja fuera aspectos importantes: SNTE y Mexicanos Primero

Las pruebas PCR podrían detectar a alumnas y alumnos enfermos, con la posibilidad de cortar cadenas de contagio, como ya sucede con empresas sinaloenses adheridas a la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra) apoyada por el CIAD y reconocida por la Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Coepriss).

Un protocolo como el propuesto por Chaidez Quiroz permitiría un regreso a clases con mayor seguridad, de lo contrario la exposición de estudiantes podrá revelar una nueva ola de contagios.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo