Agro

El bajo nivel de las presas y el “Plan B” de los productores de Sinaloa

Autoridades de Conagua y módulos de riego prevén que para cumplir con las expectativas se propongan cultivos de baja demanda de agua.

Foto: Archivo Presa Hoover.

Foto: Archivo Presa Hoover.

Las presas de Sinaloa están a un 46 por ciento de su capacidad, un panorama poco alentador para cumplir con un ciclo de siembra óptimo, de acuerdo con la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y la Asociación de Usuarios de Riego y Productores Agrícolas (AURPAES).

En el ciclo Otoño Invierno 2020-2021 se tuvo un panorama similar, por lo que se recurrió a siembras de baja demanda en consumo de agua, como frijol y garbanzo, aunque el precio es menor por tonelada a las que garantiza el maíz.

José Luis Montalvo, director regional de Conagua en la zona Pacífico Norte, dijo que el acuerdo entre productores sinaloenses y autoridades es acordar el ciclo de siembra en la segunda quincena de septiembre, mes en el que aún se esperan lluvias y escurrimientos que puedan beneficiar a las presas.

“Lo que tenemos del día de hoy está muy cerca de lo que tuvimos el año pasado, sí acerca a esa expectativa, porque ahorita no iniciamos todavía el ciclo Otoño Invierno, y si hay demanda es para cultivo adelantado y estamos viendo si adelantamos una vez que pasen las humedades presentes”, dijo.

Este año 2021 ha sido grave en términos ecológicos, la sequía fue severa y se tuvo que recurrir a bombardeo de nubes con yoduro de plata para hacer llover en la sierra sinaloense.

Esa técnica ayudó para presas como la presa Luis Donaldo Colosio en Choix y la presa Miguel Hidalgo en El Fuerte, dos de los embalses más importantes por cantidad de agua en el Estado.

No así con las presas Adolfo López Mateos en Badiraguato o la Gustavo Díaz Ordaz en Sinaloa municipio.

La última esperanza fueron las lluvias que pudo generar el huracán Nora, el cual sí provocó tormentas con volúmenes de hasta 400 milímetros acumulados, pero solo al sur de Sinaloa, donde no hay módulos de riego.

Emilio González Gastélum, presidente de la AURPAES, señaló que septiembre podría ser un buen mes para lluvias, pero la expectativa es baja, por lo que la opción más viable es la de programar siembras con plantíos de baja demanda de agua.

“Para que sea un ciclo de siembra normal, tendremos que esperar a ver qué pasa en septiembre, hasta donde sería capaz de recuperar volúmenes las presas, pero ahorita estamos por debajo de lo que estábamos del año pasado cuando fue crítico, por eso se tendría que hacer un programa extensivo de rescate de bombeo en los pozos y cárcamos, empezar desde el primer día para poder sacar un ciclo cerca al del año pasado”, señaló.

“En ese ciclo se restringió la siembra de cultivos de mayor demanda de agua como el maíz y se implementó un programa de siembra de frijol y garbanzo que salieron adelante”.

El precio del frijol es menor en el mercado debido a la capacidad que tiene el país para su producción.

De acuerdo con la Secretaría de Agricultura, Ganadería, la producción nacional normal cubre casi la totalidad el consumo de los mexicanos. Solo en 2016 se calculó una cosecha de por lo menos 1.08 millones de toneladas de esa leguminosa, lo que alcanzó para exportar también hacia Estado Unidos, Canadá y China.

México es el cuarto productor de frijol en el mundo y la propuesta del gobierno mexicano hacia 2030 es mejorar y ampliar la superficie sembrada.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo