Clima

“Vamos a seguir haciendo la lucha, seguirle pa´ delante”

Los pobladores de Jacola perdieron la mayoría de sus bienes tras el paso del huracán Nora.

Fotografía: Marcos Vizcarra

Fotografía: Marcos Vizcarra

Horas de angustia vivieron los pobladores de Jacola, en la sindicatura de Baila, cuando durante las lluvias ocasionadas por el ‘Nora’, el arroyo se desbordó inundando casas, tapando vialidades y llevándose animales arrastrados por la corriente.

Estragos de la inundación en Jacola por el huracán Nora
Vivienda que sufrió los estragos del paso del huracán Nora. FOTO: Marcos Vizcarra

Leer más: En el sur de Culiacán el agua les llegó ‘hasta los dientes’

Pero lo pasado, pisado. Ahora, con la mayoría de sus bienes materiales perdidos la población tendrá que comenzar de nuevo, sus casas ahora sin nada, deberán volver a llenarse con, al menos, lo indispensable para una vivienda.

El señor, Paulo Lizárraga fue uno de los muchos afectados en el pueblo, no solo su casa y la de su hija que están en el mismo terreno terminaron inundadas y llenas de lodo, sino que sus animales también fueron arrastrados por la corriente. Él resignado y con algo de determinación en los ojos expresó una frase que podría considerarse de aliento:

“Vamos a seguir haciendo la lucha, seguirle pa´ delante”.

Estragos del Huracán Nora en Jacola
Cerca dañada por la fuerza del huracán. Muchos animales fueron arrastrados. FOTO: Marcos Vizcarra

“Mirando el agua llevándose las cosas y uno ¿Qué puede hacer? uno tiene que cuidar lo poquito que tiene también. Ya había pasado con el huracán Manuel, pero no se imaginaba esto uno, porque dijimos no creo que se vuelva a repetir la historia”, mencionó.

Leer más: Comunidades al sur de Culiacán con múltiples afectaciones por paso de “Nora”

Lo bueno, dijo, es que toda la familia se encuentra bien, porque en medio de la crecida del arroyo lograron mover a su papá que se encuentra en silla de ruedas a un lugar más alto. Ahora solo toca ver como podrán recuperar todos sus muebles.

Casa que fue inundada al desbordarse el arroyo de Jacola. FOTO: Marcos Vizcarra

Por su parte, Raquel Acosta expresó que estaba aun dormida cuando comenzó a llover, pero al notar que era mucha el agua que venía del arroyo, ella y su marido comenzaron a tapar las puertas y ventanas con lo que encontraron, trapos, plástico, ladrillos y cobijas. Pero no fue suficiente porque el agua logró colarse a su vivienda como un invitado indeseado.

“Casi uno con ganas de llorar y uno asustado porque lo poquito que tiene uno imagínese, se hace de un colchón y un refri, poco a poco, para que una cosa de estas tan fea se atrase uno, al refri se le mojó todo también. Imagínese tanto tiempo, porque a veces uno saca las cosas fiadas a cómo puede uno y para que en un ratito se frieguen, se desparpajen”, dijo.

Leer más: “¿Y pa´dónde nos vamos?”

Ella lamentó que lo poco que tenían y habían logrado juntar para hacer de su casa un hogar se perdiera por una situación tan atípica, pero al igual que Paulo, agradeció que sus cuatro hijos y su marido se encuentren bien. Además, pidió a las autoridades que no los dejen invisibles y los apoyen a volver a empezar.

Los niños agarraron el patio de Raquel como un parque acuático. Foto: Marcos Vizcarra.

Leer más: Volvamos a hacerlo: saquemos adelante a los sinaloenses afectados por “Nora”

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo