Educación

El regreso a la escuela es un paso importante de un difícil recorrido

Hay que reconocer que a pesar de la gradualidad y la no obligatoriedad sí es un importante avance el hecho de que 1,157 planteles educativos y alrededor de 139 mil niñas y niños, hayan asistido ayer a retomar en las aulas los procesos de enseñanza-aprendizaje.

Nunca se pensó, ni en las mejores proyecciones, que el regreso a clases presenciales en el nivel escolar básico se diera de manera generalizada y sin el temor o la preocupación de padres de familia y maestros, sin embargo, hay que reconocer que a pesar de la gradualidad y la no obligatoriedad sí es un importante avance el hecho de que 1,157 planteles educativos y alrededor de 139 mil niñas y niños, hayan asistido ayer a retomar en las aulas los procesos de enseñanza-aprendizaje.

Es difícil que desde el primer día, y quizá ni en la primera semana o mes, se den las condiciones idóneas para la presencialidad, ya que los elementos que intervienen en este modelo de educación en emergencia sanitara irán articulándose a paso lento debido a la cautela que es fundamental para evitar eventos endémicos que obliguen a retroceder en el plan de regresar a todos los alumnos a sus escuelas. Se dieron pasos importantes, pero el andar ha de ser pausado y precavido.

LEE MÁS: Regreso a clases | Con mochila y cubrebocas, niñas y niños regresan a las aulas

Por lo pronto está a la vista el interés de las familias de los educandos por agilizar la recuperación del conocimiento sacrificado durante el confinamiento educativo. También la buena voluntad de los maestros para ir poco a poco rehaciendo la pedagogía cara a cara, sin plazos forzosos ni reglas rígidas.

Al iniciar el ciclo escolar presencialmente apenas empieza la evaluación para ir tomando sobre la marcha medidas en beneficio de los participantes.

Quedan muchas tuercas por apretar, es cierto. El coronavirus, las afectaciones a las escuelas por las lluvias y la incertidumbre de los padres y los maestros respecto a cómo resultará el retorno a los salones de clases. Al respecto, el secretario de Educación Pública y Cultura, Juan Alfonso Mejía, insiste que en Sinaloa “lo importante es tener en cuenta que no se hará de la noche a la mañana, no hay prisa, por eso es gradual. No podemos volver todos de un día para otro, ni todas las escuelas ni todos los docentes y evidentemente ni todos los niños. Por eso es focalizado”.

Todo debe salir bien. Cada quien desde el esfuerzo que nos corresponde debemos convertirnos en facilitadores de la educación con salud, con calidad y con confianza, porque el reto es principalmente del gobierno y ello no significa que lo que nos toca hacer como sociedad sea poca cosa.

LEE MÁS: Pronostican lluvias y suspenden clases en el sur de Sinaloa

Por los niños, jóvenes, maestros, trabajadores administrativos y conserjes que son parte esencial de este gran desafío tenemos que hacerles ver que los sinaloenses vamos junto a ellos y colaboraremos para que los resultados sean satisfactorios.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo