Justicia

Marcha contra feminicidos, otro “¡ya basta!” del hartazgo ciudadano por la violencia en Sinaloa

¿Qué sigue por hacer para que el gobierno nos haga vivir tranquilos?

Toca el turno de las mujeres para que el apoyo de los ciudadanos en general se manifieste en la lucha por abatir los feminicidos en Sinaloa, esa otra forma de violencia que expone ante la comunidad nacional e internacional la cobardía de segmentos criminales y la casi nula capacidad de respuesta de los sistemas de seguridad y de procuración e impartición de justicia.

El 2 de septiembre se mostró de nuevo la mano cruel en un estado de mayoría pacífica abrumadora.

Ese día fue cometido el feminicido número 36 registrado en 2021 que posiciona a Sinaloa dentro de las cinco entidades con mayor incidencia de este delito en el país y Culiacán se reafirma en el ranking rojo que desde hace 15 años lo situa como una de las ciudades donde ocurren más ataques letales contra mujeres.

LEE MÁS: #CruzadaPorNosotras | Invitan a marcha contra los feminicidios en Sinaloa

Hay suficientes razones para que las familias de las víctimas y la población salgan a la calle a protestar por la inseguridad que está echando a perder los esfuerzos por salir adelante por medios lícitos y en el ambiente de paz que le corresponde garantizar al Estado. Ningún potencial económico político  y/o social puede desarrollarse a plenitud cuando el miedo pone a la gente al ras de la inestabilidad.

Según la convocatoria a la marcha del 15 de septiembre, emitida por agrupaciones feministas como el colectivo “No se metan con nuestras hijas” con el lema #CruzadaPorNosotras se le exigirá al gobierno de los niveles federal, estatal y municipal “que garanticen nuestra seguridad, que garanticen nuestra dignidad de persona que tenemos las mujeres en Sinaloa”.

El hecho de que Sinaloa concentre los diferentes tipos de victimización de la violencia, y que desde la acción cívica se busquen las soluciones que el gobierno no aporta, configura la atmósfera terrible donde nadie se siente seguro. La sociedad que debiera estar preocupada y ocupada en construir los andamios para el desarrollo fundado en el esfuerzo, valores y equilibrios, está distraída en la emergencia de cuidar las integridades física y patrimonial  amenazadas por delincuentes que tienen permiso para alterarlo todo mediante la fuerza de las armas y la ausencia de ley. ¿Qué sigue por hacer para que el gobierno nos haga vivir tranquilos?

Leer más: Karen fue desaparecida y asesinada a golpes

El Efecto ESPEJO es parte de nuestro boletín de noticias. Suscríbete y recibe los hechos más relevantes de Culiacán, Sinaloa y el mundo directo a tu correo electrónico.

 

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo