Legislativo

Propone Morena menos diputados y senadores, pero ¿esta vez sí va en serio?

Siempre todo acaba en lo mismo: los partidos obstaculizan las correspondientes iniciativas al sentir que se verán mermados sus cotos de poder y de corrupción.

Sin ser la primera vez que el tema es llevado a los Congresos federal y estatales, el planteamiento de reducir las obesas y caras estructuras legislativas ha topado con el veto de los partidos políticos que se convierten en juez y parte y resuelven desechar tales iniciativas porque les afecta en sus ambiciones de poder y les pone en riesgo sistemas de control que están al servicio de intereses personales y grupales, pero no de la sociedad.

Ahora es el grupo parlamentario del Movimiento Regeneración Nacional el que lleva a la Cámara de Diputados la iniciativa para reformar la Constitución y reducir el número de asambleístas locales, federales y senadores, con el propósito de llevar a las instituciones legislativas la austeridad republicana que enarbola la Cuarta Transformación.

LEE MÁS: Propone Quirino al Congreso reducir el número de diputados y regidores en Sinaloa

La propuesta planteada a través de la diputada Laura Imelda Pérez Segura considera reducir de 500 a 400 los diputados federales, y que 300 sean electos bajo el principio de mayoría relativa y los 100 restantes de primeras minorías, es decir de los que ocupen segundos lugares en las elecciones constitucionales. Los senadores se bajarían de 128 a 96, mientras que en los Congresos estatales se plantea que en vez de 438 diputados plurinominales se tengan solamente 218.

Esto no es nuevo. En febrero de 2017 el gobernador Quirino Ordaz Coppel le hizo llegar al Congreso de Sinaloa la iniciativa de reforma a los artículos 24 y 112 constitucional, proponiendo reducir de 233 a 171 el número de regidores que integran los 18 ayuntamientos y que la Cámara local la integren 30 diputados y no 40 como sucede actualmente. Por cierto la 62 legislatura aprobó la propuesta que entraría en vigor en el reciente proceso electoral de 2021, pero la entrada en vigencia fue aplazada hasta 2024 por así convenir a los partidos representados en el Congreso.

LEE MÁS: ‘Frenan’ reducción de diputados locales; partidos pactan que sea hasta 2024

La reducción del financiamiento público a los partidos y el adelgazamiento de los aparatos parlamentarios y edilicios han sido buenas intenciones recurrentes que son apoyadas por los ciudadanos que verifican que las siglas políticas se sirven del presupuesto cada vez con cucharas más grandes, al mismo tiempo que representan menos la voluntad popular. Pero siempre todo acaba en lo mismo: los partidos obstaculizan las correspondientes iniciativas al sentir que se verán mermados sus cotos de poder y de corrupción.

Y esto es lo que hace pensar que el planteamiento de Morena quedará en otro buen deseo difícil de concretar.

El Efecto ESPEJO es parte de nuestro boletín de noticias. Suscríbete y recibe los hechos más relevantes de Culiacán, Sinaloa y el mundo directo a tu correo electrónico.

 

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo