Derechos Humanos

Un pedacito de José Andrade Soltero para encontrar a Edilberto, su hijo desaparecido

La tarea no es nada fácil y se encuadra en un momento histórico, en el que se conformó un equipo de especialistas para la identificación de personas en medio de una crisis forense nacional.

Edilberto Coppil Andrade Ayala está desaparecido desde el 19 de septiembre de 1981. Un par de hombres fueron por él a su casa en Mazatlán en la colonia Juan Carrasco y desde ese día se desconoce su paradero.

“Quizás ya murió”, dice su hermana Georgina, quien emprendió una segunda búsqueda, la de algún hombre que sea familiar directo del señor José Andrade Soltero.

Este señor es padre de Edilberto Coppil, pues la madre de la señora Georgina también tuvo hijos con él.

“Él era papá de mi hermano… era medio hermano y él tenía una hermana que se llamaba Irene… tenía otras, pero solo recuerdo a Irene, y esa señora tenía hijos varones. Ya encontrándolos hablaría con ellos y les pediría hacerse una muestra de ADN”, explicó la mujer que lleva 40 años en búsqueda.

La situación es complicada. La señora Georgina tiene en seguimiento su caso y una fiscal a cargo del expediente le pidió una muestra de ADN.

Esa muestra se integrará en la carpeta como una prueba más en caso de encontrarse restos de Edilberto Coppil. Para ello se tendrá que hacer una revisión de todos y cada uno de los cuerpos enterrados en fosas comunes o encontrados en fosas clandestinas en Sinaloa o cualquier parte del País.

La tarea no es nada fácil y se encuadra en un momento histórico, en el que se conformó un equipo de especialistas para la identificación de personas en medio de una crisis forense nacional.

Lee también: Mecanismo Extraordinario de Identificación Forense: el reto de regresar el nombre a miles de cuerpos

Para cumplir con este cometido, la señora Georgina necesita encontrar familiares varones de Edilberto Coppil, pues la fiscal encargada le ha dicho que solo se puede completar el perfil genético con esas características.

“El ADN ahorita está incompleto y cada entrevista me recuerdan que hace falta el ADN, porque conmigo sale el de la mamá, pero hace falta el del papá”, dijo.

La otra manera de poder tener el perfil de ADN sería exhumar el cuerpo el señor José Andrade Sotelo, quien yace en una tumba del panteón número 3.

Quiero evitar la exhumación para el ADN, por eso busco a los sobrinos de Edilberto”, señaló, asegurando que esos sobrinos podrían tener más de 50 años. La única pista para dar con ellos es que reconozcan la fotografía de Edilberto Coppil o que responsan cuando sepan de su búsqueda por ser hijos de la señora Irene.

LEE MÁS: Centro de Ciencias mostrará los ‘paisajes’ de la desaparición forzada

El Ministerio Público da por muerto a Edilberto Coppil, le han dicho a la señora Georgina que ya se agotaron todas las formas para poder encontrarlo vivo.

La única esperanza es localizarlo muerto, posiblemente Mazatlán, aunque cree que podría estar en algún otro municipio del sur de Sinaloa o al norte de Nayarit.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo