Historia

Destrucción de edificios históricos, un reflejo de falta de valores: INAH

De esta manera coincidieron urbanistas y arquitectos adheridos al Centro INAH Sinaloa durante el conservatorio titulado “La problemática del centro histórico, a manera de diagnóstico”

Una falta de conciencia sobre los valores del lugar, difusión y divulgación de nuestro patrimonio arquitectónico es una de las principales problemáticas a las que se enfrenta el centro historio de Culiacán.

De esta manera coincidieron urbanistas y arquitectos adheridos al Centro INAH Sinaloa durante el conservatorio titulado “La problemática del centro histórico, a manera de diagnóstico” y en el marco del 490 aniversario de Culiacán.

El tema se puso sobre la mesa al abordar el proceso de demolición de fincas y edificios históricos de Culiacán que comenzó a generarse en la década de los 50’s del siglo pasado. Esta situación ha provocado que los culiacanenses hayan perdido patrimonio muy importante.

Los especialistas indicaron que de los poco más de 800 edificios históricos que se encontraban en el primer cuadro de la ciudad, en la actualidad solamente permanecen en pie 350.

LEE MÁS: Por una preservación de los inmuebles históricos de Culiacán

“Estas actitudes de la población que desprecian el valor patromonial los han demolido”, lamentaron.

Entre otros problemas a los que se enfrenta la preservación del patrimonio arquitectónico de Culiacán es la destrucción parcial o total de las edificaciones en búsqueda de una modernidad y desarrollo urbano.

Esta alteración del patrimonio arquitectónico, explicó la arquitecta Sonia Pérez Garmendia, se debe a factores como la especulación del suelo central y cambio de uso del suelo en los monumentos derivado de la centralización.

En cuanto a la problemática a las condiciones de conservación del patrimonio arquitectónico, la académica encontró que es la depredación de inversionistas que solo buscan lucrar con el valor del terreno, lo que continuamente provoca la desaparición de edificios en el centro.

LEE MÁS: ¿Qué pasará con la colección arqueológica del Chino Billetero? El INAH nos explica

“La sensibilización de la sociedad hacia el mantenimiento, conservación y revaloración del patrimonio arquitectónico, sigue siendo una asignatura pendiente en los comienzos del siglo XXI”, externó la arquitecta.

Al respecto, lamentó que los intereses económicos, sociales y la falta de apoyos financieros hacen ver la herencia cultural más como un lastre que una apuesta hacia el reconocimiento social, valores añadidos diferenciadores, culturales y de calidad de vida.

Asimismo, urbanistas y arquitectos comentaron que el centro histórico, o lo que queda de él, debe ser respetado y manejado como un recurso del patrimonio para el desarrollo urbano para mejorar la calidad de vida.

“El desarrollo urbano debe ser acorde con la conservación del patrimonio y viceversa; los hechos físicos históricos no pueden ser soslayados en el proceso de planeación, crecimiento y desarrollo urbano de cualquier ciudad”.

LEE MÁS: El viejo Culiacán | Edificios históricos: testimonio de identidad cultural

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo