Seguridad

¿Le hace falta un City Manager a Culiacán? Los hechos recientes dicen que sí

Las derivaciones del derrumbe de una zapatería y el desperfecto en un puente delatan la escasa supervisión y la actuación hasta que las consecuencias apremian la intervención gubernamental.

Trabajadores del Ayuntamiento reemplazan viga de acero en puente Hidalgo en el centro de Culiacán. FOTO: Leo Espinoza.

Trabajadores del Ayuntamiento reemplazan viga de acero en puente Hidalgo en el centro de Culiacán. FOTO: Leo Espinoza.

Esta semana la población de Culiacán ha observado los dos planos en que actúa el alcalde Jesús Estrada Ferreiro ante situaciones que significan riesgos ya sea por descuidos, mal estado de la infraestructura citadina o irresponsabilidad de particulares que someten a trabajadores a condiciones de peligro. Las derivaciones del derrumbe de una zapatería y el desperfecto en un puente delatan la escasa supervisión y la actuación hasta que las consecuencias apremian la intervención gubernamental.

La clave es la supervisión como política pública esencial de los gobiernos municipales, área a la cual las principales urbes del mundo le dedican esfuerzo y recursos ilimitados. La falta de inspección acumula pequeños deterioros en servicios públicos que a la larga son bombas de tiempo con daños potenciales, más graves conforme sea mayor el tiempo que se tarden en localizarlos y repararlos.

LEE MÁS: Tras derrumbe en zapatería, 22 negocios en riesgo de ser suspendidos

El derrumbe del techo de una zapatería establecida en el centro de Culiacán, a raíz de que la albergaba una construcción vieja y estructuralmente débil, dio origen a revisiones desesperadas de establecimientos comerciales y las clausuras que derivaron, mostrando al Ayuntamiento regido con la lógica cruda de “muerto el niño, a tapar el pozo”, lo cual se traduce en que la Comuna solamente interviene después de que se registran eventos de consecuencias trágicas.

En lo concerniente al puente Hidalgo, averiado en una de sus vigas, fue la observación colectiva la que detectó el problema y lo expuso a través de las redes sociales, sin que antes mediara algún dictamen técnico que moderara el impacto de la información difundida. Es decir, la labor de supervisión la hizo el ojo ciudadano y con esa presión que ejerció la gente, a pesar de que el Gobierno de Culiacán insistiera en minimizar el riesgo, la anomalía fue reparada y la calma retornó en la conversación pública.

LEE MÁS: Las tragedias pueden evitarse con empatía

Jesús Estrada Ferreiro debería implementar la figura de city manager que en la estructura administrativa municipal es una especie de gerente que se encarga precisamente de estar al día en cuanto a los requerimientos de los centros urbanos, permitiéndoles a los alcaldes dedicarse a atender asuntos de mayor trascendencia. En países desarrollados la necesaria y preventiva inspección ininterrumpida de las ciudades ha abatido los accidentes causados por irregularidades y aparte los usuarios de la infraestructura citadina experimentan mayor satisfacción.

¿Para qué esperar que ocurran en Culiacán más percances causados por negligencia gubernamental?

El Efecto ESPEJO es parte de nuestro boletín de noticias. Suscríbete y recibe los hechos más relevantes de Culiacán, Sinaloa y el mundo directo a tu correo electrónico.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo