Gobierno

Dos Sinaloa en uno: rescate de las finanzas estatales… pero con municipios en bancarrota

Sinaloa se trata del conjunto territorial armonioso y colaborativo, ya no del prejuicio separatista que abandona a su suerte a las zonas rezagadas y remarca beneficios en franjas preferidas.

Hay buena y mala noticia en la gestión conjunta que realizaron en el Gobierno Federal el gobernador Quirino Ordaz Coppel y Rubén Rocha Moya, quien ocupará la titularidad del Poder Ejecutivo Estatal a partir de noviembre. La que alienta a los dos políticos tiene que ver con el hecho de que la Federación saldrá en auxilio de Sinaloa al otorgarle los recursos que requieren las finanzas públicas estatales para atender compromisos de cierre de año; la que desalienta a los 18 presidentes municipales que están por asumir los cargos consiste en que para ellos no habrá rescate.

De esta manera se envía la deprimente indicación de que a Sinaloa se le está tratando con la visión de que una gran fuerza política, avasallante y egoísta, ve a la entidad dividida en la región centro, que es la sede del poder y foco de todos los beneficios políticos y económicos, y el resto del territorio estatal constituye la periferia que recibe marginalidad geográfica, pero sobre todo trato discriminatoria a la hora de definir las prioridades.

Quiera o no, el gobierno de Rubén Rocha Moya tendrá que ir en auxilio de municipios que por las razones que sean carecen de recursos públicos para hacerle frente a tareas operativas. La mayoría de los Ayuntamientos no tiene para pagar la nómina y prestaciones de fin de año, y hay otros que hasta han afectado los servicios indispensables a los ciudadanos como es el caso de Navolato que dejó de garantizar el suministro de agua potable alegando que no tiene dinero para pagar el consumo de electricidad de las bombas abastecedoras.

De acuerdo a lo informado por el gobernador Ordaz Coppel, Sinaloa dispondrá de mil 500 millones de pesos, para subsanar el déficit en áreas como salud y educación donde el Gobierno del Estado gastó en espera de que el Gobierno Federal le repusiera el recurso, pero en el trámite no se incluyó las finanzas de ayuntamientos que en cada finiquito anual entran en situación de quiebra y arriesgan lo más sensible: la economía de las familias de los trabajadores municipales.

El problema de las precarias finanzas municipales tiene que ver con cuestiones y decisiones de fondo, sobre todo en hacer eficientes los sistemas de recaudación y establecer la austeridad como práctica permanente. A una complicación cíclica, plenamente previsible por lo repetitiva que es, le corresponde la adecuada política de Estado donde la entidad federativa recupere la función solidaria interna y cumpla con la colaboración y principio de integralidad que la Constitución establece.

Sinaloa se trata del conjunto territorial armonioso y colaborativo, ya no del prejuicio separatista que abandona a su suerte a las zonas rezagadas y remarca beneficios en franjas preferidas.

El Efecto ESPEJO es parte de nuestro boletín de noticias. Suscríbete y recibe los hechos más relevantes de Culiacán, Sinaloa y el mundo directo a tu correo electrónico.

 

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo