Seguridad

La violencia refrenda su dominio en Culiacán | ¿Dónde está o qué hace el Gobierno?

El amanecer de este martes 28 de septiembre refrendó que la supuesta paz que existe en los territorios sinaloense y mexicano está sostenida con el pegamento de saliva del discurso oficial hueco.

La huella de violencia que la delincuencia organizada imprime por encima de los principios de legalidad y seguridad va más allá del ataque simultáneo y organizados contra el sistema de videovigilancia en Culiacán porque se trata de dispositivos sustituibles, sin embargo, la vulnerabilidad de las acciones gubernamentales para combatir la violencia es el mensaje, el daño y la zozobra que queda después de la nueva jornada que pretende recordarle a la ciudadanía quién es el gobierno de facto en Sinaloa.

Vuelve a repetirse el escenario de indefensión en que se encuentra la población y la debilidad táctica de las corporaciones de seguridad pública, incluyendo la Guardia Nacional que constituye la máxima apuesta del Gobierno Federal para la pacificación de México.

Para que nadie olvide la capacidad y la tenacidad del crimen organizado para doblegar a las instituciones y los gobernantes, el amanecer de este martes 28 de septiembre refrendó que la supuesta paz que existe en los territorios sinaloense y mexicano está sostenida con el pegamento de saliva del discurso oficial hueco.

LEE MÁS: “Ciegan” Culiacán | Personas armadas atacan cámaras de videovigilancia

¿En dónde estuvo la Guardia Nacional durante el ataque concertado y retador al sistema de cámaras de seguridad pública? ¿Qué pasó con la coordinación entre las corporaciones responsables de la protección a los sinaloenses? ¿Por qué esta escalada violenta en los días previos a que se instale el nuevo gobierno que presidirá Rubén Rocha Moya? ¿Quién o qué propicia que los comandos de sicarios se desplacen por todo Culiacán sin ser detectados, no se diga inmovilizados?

En la falta de respuestas está el problema. Los gobiernos federal y estatal vuelven a la fraseología inútil de “investigaremos a fondo la situación”, “iremos a las últimas consecuencias, caiga quien caiga”, “ya abrimos la correspondiente carpeta de investigación”, pero en realidad la opinión pública adelanta que otra vez el esquema de impunidades refrendará el dominio de los que operan fuera de la ley, por encima de los pusilánimes sistemas de seguridad pública y de procuración y administración de justicia.

A Sinaloa le urgen autoridades e instituciones que se preocupen en serio por la tranquilidad de los sinaloenses. Ninguna sociedad rehén del crimen, con el gobierno más amedrentado que la población misma, y en permanente estado de psicosis por la avasallante acción criminal, puede funcionar o rendir de manera óptima en cualquiera de sus actividades lícitas.

LEE MÁS: Videocámaras de vigilancia captan levantón de mujer en Culiacán

Ya basta de simulaciones en la obligación de anteponer la Constitución frente a aquellos criminales que quieren extender el secuestro de Sinaloa en el terror. Que se vea y se sienta el fuerte brazo de la ley cuando el arbitrario proceder de la delincuencia insista en apoderarse de todo y de todos.

El Efecto ESPEJO es parte de nuestro boletín de noticias. Suscríbete y recibe los hechos más relevantes de Culiacán, Sinaloa y el mundo directo a tu correo electrónico.

 

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo