Seguridad

Tema de la semana | Sinaloa a ciegas por el narco

El último caso ocurrió el pasado 28 de septiembre en Culiacán, cuando hombres armados dañaron 84 cámaras en 21 puntos de la ciudad, de acuerdo con información otorgada por el Centro de Comando, Control, Comunicaciones, Cómputo e Inteligencia (C4i) Sinaloa, pero esto no es nuevo.

Fotografía: Leo Espinoza

Fotografía: Leo Espinoza

Sinaloa tiene problemas de ceguera, ese podría ser un dictamen médico respecto a los “ojos” que deben cuidar el Estado.

Aquí, cada semana son atacadas hasta cinco videocámaras de vigilancia en promedio, de acuerdo con datos otorgados por transparencia.

El último caso ocurrió el pasado 28 de septiembre en Culiacán, cuando hombres armados dañaron 84 cámaras en 21 puntos de la ciudad, de acuerdo con información otorgada por el Centro de Comando, Control, Comunicaciones, Cómputo e Inteligencia (C4i) Sinaloa.

En estos lugares dañaron cámaras de videovigilancia:

1- Avenida Gral. Álvaro Obregón, entre Bulevar Francisco I. Madero Y Calle Cristóbal Colon, Col. Centro.
2- Afuera de la Clínica Santa María, Avenida Ramón Corona y Avenida Jesús G. Andrade, Col. Centro.
3- Calzada Aeropuerto y Avenida Fray Marcos De Niza, Col. San Rafael
4- Bulevar Francisco I. Madero, entre Av. Gral. Álvaro Obregón Y Av. Ruperto L. Paliza, Col. Centro.
5-. Calle Constitución, entre Av. Gral. Juan Banderas y Av. Donato Guerra Col. Almada.
6- Calle Francisco Villa y Av. Juan Carrasco, Col. Centro.
7- Calle General Rodolfo Fierro, entre Av. Praderas y Av. Benjamín Hill, Col. Adolfo Ruiz Cortínez.
8- Av. Gral. Álvaro Obregón y Bulevar Gabriel Leyva Solano, Col. Centro.
9- Calle Antonio Rosales y Av. Ramon Corona, Col. Centro.
10- Av. General Fernando Cuen y Bulevar De Las Torres O Paseo De Los Ganaderos, Col. Antonio Nakayama – La Esperanza.
11- Bulevar Francisco I. Madero, entre Av. Ruperto L Paliza y Av. Jesús G Andrade, Col. Centro.
12- Bulevar Gabriel Leyva Solano Y Avenida Nicolás Bravo, Col. Almada.
13- Bulevar Emiliano Zapata, Col. Popular
14- Calle Hipócrates, entre Andador Empírico y Avenida Schiller, Col. Universitaria
15- Calle Constitución, entre Avenida Gral. Juan Banderas y Av. Donato Guerra, Col. Almada
16- Calle Río Mocorito, entre Calle Río San Lorenzo y Av. José María Morelos, Col. Guadalupe
17- Calle Gral. Rafael Buelna, entre Callejón Jorge G. Granados y Avenida Aquiles Serdán, Col. Centro.
18- Calle Ramón F. Iturbide y Av. Lázaro Cárdenas, Col. Almada.
19- Av. José María Morelos, entre Calle Miguel Hidalgo Col. Centro.
20- Lib. Sur Benito Juárez S/N, Col. Villa Bonita, Referencia a la Altura de La Hielera
21- Bulevar De Las Torres O Paseo De Los Ganaderos y bulevar Ejército de Occidente, Col. Chulavista.
22- Rolando Arjona y Bulevar Pedro infante.
23- Bulevar Pedro Infante y Calzada Aeropuerto.

El evento del 28 de septiembre comenzó desde las 04:50 horas, según datos oficiales, y se habrían usado por lo menos ocho camionetas de particulares donde había hombres armados.

Para dañar las cámaras utilizaron armas de fuego, usadas también para atacar a policías. Las personas armadas también usaron fierros especiales llamados “poncha llantas” con la intención de dañar también las patrullas.

No fue casual, un arrebato de grupos armados que actuaron solos. No. Habrían sido ayudados por policías municipales de Culiacán, de acuerdo con Cristóbal Castañeda Camarillo, Secretario de Seguridad, y con Mauricio García Ramírez, Secretario de Seguridad de Culiacán. Este último confirmó que hay por lo menos cuatro elementos de la unidad de prevención que están siendo investigados por posibles nexos con grupos criminales.

“Sí los tenemos plenamente especificados, son cuatro elementos, ahorita se encuentran en sus actividades pero se esta realizando la indagatoria por parte de lo que nos compete a nosotros”.

Mauricio García Ramírez, Secretario de Seguridad de Culiacán.

“(…) Desde que tuvimos el conocimiento de estos elementos que fue a finales del mes de agosto, ya se tomaron las acciones disciplinarias que nos competen, para deslindar las acciones disciplinarias y las investigaciones todavía se están desarrollando conforme al procedimiento administrativo con el que contamos nosotros en la secretaria”, agregó.

Esta es la primera vez que se conoce alguna investigación contra policías por la destrucción de cámaras de videovigilancia.

El hecho es tan inédito que habría de pensarse si en anteriores ocasiones también pasó lo mismo.

En 2017 dañaron 130 cámaras
En 2018 derribaron 297 cámaras
En 2019 fueron 236 cámaras
En 2020 el daño fue sobre 249 cámaras
Este 2021 van 207 cámaras.
En total, los grupos criminales han afectado 1,119 videocámaras en el Estado.

La cifra podría parecer menor, pero representan el 42 por ciento de todas las cámaras instaladas en Sinaloa, de acuerdo con datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Estatal de Seguridad Pública.

En total son 2 mil 641 equipos comprados entre 2013 y 2021 por el gobierno de Sinaloa, y se han invertido por lo menos 236 millones 443 mil 376 pesos, más 300 millones de pesos que se deben de arrendamiento a la empresa Comunicación Segura.

En cada uno de los contratos públicos en la plataforma Compranet Sinaloa se establece una cláusula sobre la instalación de videocámaras, donde se estipula que en caso de daños las empresas deberán reponerlas. En esos documentos, sin embargo, no se estipula qué sucede cuando es el mismo Estado el que daña o provoca el daño a los equipos.

Cada vez que los equipos son dañados se conoce por notas de prensa y la última vez que se supo de una afectación masiva de cámaras fue en 2019.

A inicios de ese año los criminales derribaron no solo los equipos, sino los postes que los sostenían, de acuerdo con datos obtenidos por el semanario Ríodoce.

Fotografía tomada del sitio riodoce.mx

Los daños continuaron así hasta el 15 de septiembre, según documentaron otros medios de comunicación:

Dos días después de que ocurrió el último ataque se hizo un operativo coordinado por la Guardia Nacional y la Secretaría de la Defensa Nacional para detener a Ovidio Guzmán López, hijo del criminal Joaquín Guzmán Loera, El Chapo.

Ese operativo se salió de control y las fuerzas armadas se vieron disminuidas ante el gran número de hombres armados que defendieron al joven en la colonia Tres Ríos.

La ciudad quedó sometida y todo se supo por las grabaciones de ciudadanos que pudieron grabar cómo ocurrió el enfrentamiento.

Dos años después, esos siguen siendo los únicos documentos públicos, pues el gobierno no ha dicho específicamente cuántos ciudadanos fueron afectados, quiénes estaban en peligro y dónde. No han hecho públicas las bitácoras de todas las llamadas de emergencia y de las comunicaciones intercambiadas ese día, a esas horas entre todas las corporaciones que cohabitan en Culiacán.

Tampoco han hecho públicos los videos del Centro de Comunicación, Cómputo, Control y Comando C4i de Culiacán que tienen cámaras que monitorean toda la ciudad. En cambio, las autoridades locales declararon que ese día las cámaras no servían.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo