Corrupción

Francisco Labastida Gómez de la Torre: de la “Operación Desfalco” al “Pandora Papers”

Los participantes en el servicio público, o sus familiares, prosiguen en la narrativa de la corrupción, tráfico de influencias y evasión fiscal.

De nueva cuenta Francisco Labastida Gómez de la Torre, hijo del ex gobernador de Sinaloa y candidato a la Presidencia de México, Francisco Labastida Ochoa, se ve envuelto en esquemas mercantiles sustentados en irregularidades y capitales sospechosos, al aparecer en la investigación denominada “Pandora Papers” utilizando paraísos fiscales para evadir los sistemas tributarios mexicanos a través de fideicomisos y procedimientos financieros opacos.

La indagación realizada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, publicada por Quinto Elemento Lab, expone que miles de políticos, funcionarios y millonarios recurrieron a “empresas de papel”, para trasladar sus fortunas a jurisdicciones en paraísos fiscales, entre éstos Julio Scherer Ibarra, ex titular de la  Consejería Jurídica de la Presidencia de Andrés Manuel López Obrador; Jorge Arganis Díaz Leal, titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes del Gobierno Federal; el senador Armando Guadiana Tijerina, del grupo parlamentario de Morena, y Julia Abdala Lemus, pareja desde hace más de 20 años de Manuel Bartlett Díaz, director general de la Comisión Federal de Electricidad.

LEE MÁS: Denuncia Artículo 19 amenazas de Labastida Ochoa a organizaciones periodísticas

En el caso de Gómez de la Torre, quien se desempeñó como secretario de Desarrollo Económico de Sinaloa durante el gobierno de Mario López Valdez, se convirtió en accionista mayoritario de la empresa Fuentes Pyasa Corp en junio de 2008 tras adquirir 20 mil acciones, para convertirse en copropietario de un yate denominado “Pez Gordo”. El hijo del ex gobernador Labastida señala en réplica que “yo fui un comprador de buena fe, con la intención de comprar un paquete accionario que me ofreciera los derechos para hacer uso y disfrutar de una embarcación turística y no para llevar a cabo ninguna otra operación mercantil”.

En una investigación dada a conocer en 2019 bajo el nombre Operación desfalco Sinaloa, la ordeña del erario, en la que participó la organización civil Iniciativa Sinaloa, a Gómez de la Torre se le señala de recibir a través de la empresa de su propiedad “Agri 27” las cantidades de un  millón 822 mil 556 pesos en 2014 y 2 millones 994 mil 671 pesos en 2015, cuando Marcos Bucio, amigo y mano de derecha de Labastida padre, ocupó el cargo de Oficial Mayor de la Secretaría de Agricultura federal, en el gobierno de Enrique Peña Nieto.

Los participantes en el servicio público, o sus familiares, prosiguen en la narrativa de la corrupción, tráfico de influencias y evasión fiscal, como parte de décadas en las cuales se sirvieron de los recursos públicos de manera desmedida y de la misma forma abusiva la impunidad los cobijó sentando precedentes negros de la fuerza del poder político muy superior a la fortaleza del estado de derecho.

LEE MÁS: Señalan a 16 políticos que engrandecieron sus negocios mediante conflictos de interés

En este caso, al ser parte de mecanismos de muy baja o nula tributación, violan las leyes fiscales de México y transitan en el delito sin pagar consecuencias por ello.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo