Seguridad

Quirino Ordaz falló en abatir la violencia contra mujeres; con Rubén Rocha urgen las soluciones

El estado de alerta permanente que vive Sinaloa por el preocupante índice de agresiones a mujeres requiere de la intervención urgente de los sistemas de seguridad pública, investigación de delitos e impartición de justicia en la acción más contundente y articulada de la que se tenga memoria, para que el Estado se imponga de una vez por todas sobre quienes cometen este tipo de crímenes.

La tendencia al alza del tipo de delitos que afectan a mujeres representa el claro indicador de hacia dónde deben redoblarse las políticas públicas en lo concerniente al combate de la violencia y dejar de darle vuelta a un asunto de alta prioridad con discursos, cálculos, simulaciones que siempre llevan al mismo punto de impunidad e indiferencia.

De acuerdo al reporte del Consejo Estatal de Seguridad Pública, durante el año en curso la violencia familiar, un delito en el cual el 84% de las víctimas son mujeres y niñas,  registra 4,047 denuncias, 29% más que en el periodo enero-septiembre de 2020. En violación el incremento es del 40% y en lesiones dolosas es del 27%, mientras que en feminicidos se tienen 33 casos, que es un aumento del 65% en comparación al periodo referenciado.

LEE MÁS: Combatir delitos contra las mujeres, el gran reto de Sinaloa: CESP

Inclusive en lo que va del mes de octubre se agregan dos casos de feminicidios, uno el martes 5 y otro el miércoles 6, sin detenerse la incidencia que causa alarma en la población y sosteniéndose el balance de acción fallida durante el gobierno de Quirino Ordaz y la expectativa de que el siguiente gobernador, Rubén Rocha Moya, le imprima volntad, recursos técnicos y humanos, a abatir estos crímenes.

El estado de alerta permanente que vive Sinaloa por el preocupante índice de agresiones a mujeres requiere de la intervención urgente de los sistemas de seguridad pública, investigación de delitos e impartición de justicia en la acción más contundente y articulada de la que se tenga memoria, para que el Estado se imponga de una vez por todas sobre quienes cometen este tipo de crímenes.

Ya no hay tiempo para desperdiciarlo en apatías y negligencias. Con la llegada de Rocha Moya al Ejecutivo Estatal y la creación de la Secretaría de la Mujer se entabla un esfuerzo notable en la atención de la violencia de género, sin embargo, la dimensión del problema es todavía mucho más grande que lo que se proyecta hacer.

No hay que olvidar que la falta de soluciones o las acciones a medias se traducen en riesgos graves para vidas humanas, por lo que hay prisa, mucha, por ver los buenos resultados.

LEE MÁS: No hay diagnóstico para explicar la violencia en Sinaloa, reconoce Quirino

El Efecto ESPEJO es parte de nuestro boletín de noticias. Suscríbete y recibe los hechos más relevantes de Culiacán, Sinaloa y el mundo directo a tu correo electrónico.

 

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo