Gobierno

La privilegiada reunión de Rocha y AMLO | ¿Ahora sí “nos va a ir a toda madre”?

Con los trazos actuales de la empatía AMLO-RRM es de esperarse que desde el primer día como gobernador Rocha Moya opere las grandes acciones que le urgen a Sinaloa y que son muchas.

El encuentro que sostuvo el gobernador electo, Rubén Rocha Moya, con el presidente Andrés Manuel López Obrador y los integrantes del Gabinete federal, aporta signos que fortalecen dos hipótesis: una, la conjetura irrefutable de que el nuevo Mandatario estatal tendrá todos los controles institucionales locales para transitar el sexenio sin oposición y, dos, que a Sinaloa le puede ir muy bien si el respaldo presidencial se traduce en recursos públicos para el desarrollo de la entidad.

Tratándose de una canonjía excepcional que ningún otro gobernador ha tenido en la víspera de asumir el cargo, aquí vale aplicar la frase de “hechos son amores, no buenas razones” perfilando que ahora sí a los sinaloenses “nos va a ir toda madre”, como lo expresó el actual jefe del Ejecutivo estatal en enero de 2019 confiando en la buena relación que sostiene con AMLO y que hoy da para afirmar que a Quirino Ordaz Coppel sí le fue muy bien, pero a Sinaloa quien sabe.

LEE MÁS: Rocha Moya gestiona ampliar programas federales en Sinaloa

A Rocha Moya le hacía falta un pronunciamiento de tal contundencia de parte del jefe de las instituciones nacionales para hacerle ver a las clases política, económica y social que en el ejercicio del cargo tendrá pocas complicaciones porque los aparatos Legislativo y Judicial, así como los principales partidos políticos, están alineados a su favor. Con el gesto de apoyo que le brinda López Obrador, al prácticamente ordenarle a toda la estructura administrativa nacional que opere junto al nuevo gobernador los programas y proyectos para Sinaloa, quien tomará las riendas del estado el primero de noviembre irá en caballo de hacienda.

Con los trazos actuales de la empatía AMLO-RRM es de esperarse que desde el primer día como gobernador Rocha Moya opere las grandes acciones que le urgen a Sinaloa y que son muchas.

La seguridad pública como tarea integral que abata los índices delictivos en general; el manejo de la pandemia con apego al impacto que tiene en las familias y no a través de manipular estadísticas para simular que todo está bien; el combate a la corrupción sin hacer pactos de impunidad con nadie y, entre otros pendientes, la recuperación de la economía después del largo periodo de menoscabos por la Covid-19.

En síntesis, a los sinaloenses debe generarnos buenas expectativas el trato de cooperación estatal-federal al igual que a Rocha Moya lo traduce en “qué oportunidad tan grande para antes iniciar el gobierno que me escuchen todos los secretarios y teniendo de testigo principal al presidente, porque solamente él y yo hablamos, los secretarios expresaron algunas cosas para efecto de precisar en cuestiones que el presidente requería, y encauzar lo que viene”. Entonces que vengan los resultados que desde el primero de diciembre de 2018 a la fecha no llegaron a pesar de la camaradería entre López Obrador y Quirino Ordaz.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo