Empresarial

Camiones “Puros Sinaloa” | Entre la modernización y el embargue

“Nosotros creímos de buena fe y que estaba bien el programa para entrarle a la modernización, pero nadie en la vida creímos lo que iba suceder”.

Hace dos años la administración de Quirino Ordaz Coppel se aventuró a lanzar el “Programa de Renovación de Unidades de Transporte Público Urbano” con el propósito de abonar a la tan anhelada modernización de dicho servicio en la entidad, misma que ha venido postergándose desde gobiernos anteriores.

En ese momento el gobernador presumió que las 400 unidades nuevas integradas al transporte público había sido un gran salto histórico en aras de alcanzar la renovación de la flota. Los concesionarios por su parte recibieron la entrega de camiones con el logo “Puro Sinaloa” con optimismo.

Aquella campaña de igual forma contempló la entrega de 200 taxis entre cinco organizaciones distribuidas en Los Mochis, Guasave, Guamúchil y Mazatlán.

Para Gobierno del Estado aquello fue una inversión con cargos al erario público de 20 millones de pesos, más otros 90 mil 200 mdp financiados por la empresa Daimier Financial Services.

“Nunca antes la historia el Gobierno del estado había apoyado como está atendiendo al sector transportista, y seguiremos en esta línea de que Sinaloa tenga una renovación amplísima de su transporte urbano”, declaró Ordaz Coppel en agradecimiento a los dirigentes de las diferentes alianzas de transporte que asistieron a la entrega.

En el presente Daimier Financial Services, adherida a Mercedes-Benz Financial, ha emprendido una serie de demandas directamente con los concesionarios del estado por adeudos entre las unidades entregadas por el gobierno.

¿Qué sucedió?

A dos años de distancia el mundo entero no contemplaba el impacto de una crisis sanitaria que vendría a influir de diversas maneras en todos los sectores de la sociedad. Uno de ellos fue el reducimiento de la movilidad urbana en las ciudades como medida de contención de la propagación del virus Sars-CoV-2.

LEE MÁS: Anuncia Quirino que habrá mil camiones nuevos en Sinaloa para el 2020

Entre las diversas problemáticas generadas a la economía estatal se sumó la crisis financiera concentrada en el sector transportista, principalmente entre los camiones urbanos de ruta por falta de usuarios debido a la suspensión de clases y la modalidad home office.

A dos años de que concesionarios aceptaron los créditos gestionados por Gobierno del Estado bajo el programa mencionado, hoy los transportistas viven en la incertidumbre de que la financiera les embargue sus unidades; ya que tras la pandemia los autobuses se han vuelto impagables debido al bajo pasaje que reciben, lamentan.

El panorama

“Nosotros de buena fe le entramos a estar sacando camiones, entonces la meta era sacar más, pero nunca pensamos que se fuera a venir esto de la pandemia”, explicó con preocupación Manuel Mendívil, secretario general de la Alianza de Concesionarios y Pensionarios del Transporte Urbano y Suburbano de Culiacán.

El dirigente de los concesionarios confesó que nunca esperaron una situación como la mencionada.

Ya hemos estado en muchas pláticas, con gobierno, con la financiera, reuniones con los transportistas, pero no se ha podido llegar a un arreglo. No hemos podido pagar, entonces nosotros si quisiéramos llegar a una negociación porque para nosotros si es muy desgastante. Nosotros no le pedimos nada al gobierno, sino buscar la manera de como negociar”, explicó.

Manuel Mendívil dijo estar consciente de deber ese dinero. En lo que respecta a él, dio a conocer que lleva un adeudo de 906 mil pesos con la financiera porque no ha pagado las mensualidades; justificó que no alcanza y sus ingresos generados son suficientes.

“Ahorita, en este momento el que ya va para 19 meses ya van sobre 900 mil pesos de retraso, cada quien. Si el camión nos costó 2 millones de pesos ahorita ya va casi alcanza los 3 millones. Nosotros si queremos una negociación, pero si ahorita haces una reestructura, una negociación, no sabemos si la pandemia se va normalizar, debe haber un sustento jurídico”, informó.

LEE MÁS: Quirino suma ya 400 nuevos camiones de servicio público

Por su parte, Flavio Rolando Ibarra Hernández, dirigente del Sindicato de Choferes del Transporte Urbano de Culiacán, quien accedió a tomar los créditos y por lo tanto taxis ofrecidos por el gobierno, manifestó que se encuentra en una situación similar.

A nosotros también nos dieron un carro, pero uno muy caro porque un Versa cuesta 205 mil pesos, a nosotros nos están cobrando 368 mil pesos, más los 50 mil pesos que nos dio el gobierno para el enchanche, pero eso no se refleja en las cuentas que llevamos la agencia”, reprochó. 

Ibarra Hernández lamentó que salió muy caro. Dijo que si bien el gobernador los apoyo con esos 50 mil pesos porque muchos de los choferes no cuentan con historial crediticio y por lo tanto las agencias no se los otorgaban, denunció que al mismo tiempo ellas se aprovecharon.

“Pues nosotros necesitados accedimos a ese crédito pero es bastante caro, está mal la agencia, pero el señor gobernador hizo lo suyo, apoyarnos con esos 50 mil pesos”, detalló.

Lamentó también que de parte de la Secretaría de Economía no les informaron lo suficiente y a la hora que las agencias les entregaron las unidades vieron esa cuenta, que el carro cuesta 468 mil ya neto.

A diferencia de los concesionarios de camiones, dio a conocer que ellos por lo pronto si están pagando las mensualidades, pero comentó que tienen que trabajar todo el día y sin descanso por sobrellevar los gastos.

Demandas

Por si fuera poco, los concesionarios se han visto presionados porque Daimier Financial Services ha emprendido demandas contra cuatro de ellos, generándoles gastos adicionales a las deudas de los créditos.

“Ya estamos inquietos. Nos quieren embargar bienes. Y lo peor del caso que quienes nos sirvieron como aval también están pasando la misma situación de que les quieren quitar sus casas y bienes. Desde el momento que te llega una demanda ya no estas a gusto porque hay miedo de perder tu patrimonio”, lamentó por su parte Manuel Mendívil.

Compartió que aunque en el peor de los casos la financiera les puede quitar sus camiones, aun así permanecerían con deudas.

“No los vamos a tener (los camiones) y aparte jurídicamente vamos a seguir debiendo. A parte sin generar ingresos porque si llegara esa situación pues te quedaste sin sustento de trabajo”, comentó.

El líder de los concesionarios dio a conocer, además, que dichas demandas han sido interpuestas en Guadalajara, por lo que para contestarlas tienen que trasladarse a aquella ciudad, poniéndose su caso más difícil.

Negociaciones

Manuel Mendívil explicó que ya han agotado todo tipo de acercamientos con la administración saliente y con la financiera, pidiendo prórrogas a la segunda y a la primera que interceda en harás de buscar un acuerdo en favor de ellos; sin embargo, lamentó que por la coyuntura de la transición de gobierno que se vive, el gobernador Quirino Ordaz Coppel ya no les ha respondido.

Sus esperanzas se sostienen de la apertura que les pueda dar el gobernador electo Rubén Rocha Moya. En primer lugar implorarán por el térmico del acoso de la financiera y posteriormente una manera de negociar las mensualidades.

“Nosotros creímos de buena fe y que estaba bien el programa para entrarle a la modernización, pero nadie en la vida creímos lo que iba sucede”.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo