Ciudadanía

Cáncer de mama | La tinta que reconstruye el autoestima

Mujeres que padecieron cáncer de mama y se hicieron una mastectomía han optado por hacerse tatuajes para eliminar su cicatriz y con ello empezar de cero.

Cortesía de Sergio Macías

Cortesía de Sergio Macías

“Es muy gratificante cuando se van, se van muy contentas, a algunas personas les gana la emoción y lloran al no ver su cicatriz”, externó el tatuador Sergio Macías, a quien le ha tocado realizar tatuajes en mujeres que han padecido cáncer de mama y han tenido que recibir una mastectomía.

Es normal que a muchas mujeres les resulte difícil aceptar su imagen tras el paso del cáncer. Aunque se pueda percibir lo positivo al haber enfrentado y sobrevivido a esta enfermedad, no hay que olvidar que a lo largo de la historia, tal vez con base en estereotipos, los pechos de una mujer han representado feminidad y belleza.

Por lo tanto, existen métodos que ayudan a las mujeres a sanar esta parte, como es el caso de las técnicas de reconstrucción mamaria o los tatuajes que cubren cicatrices.

Leer más: Conoce las tres técnicas de reconstrucción mamaria que ofrece el IMSS

Sergio Macías mencionó que él ha realizado alrededor de tres tatuajes para cubrir este tipo de cicatrices, todos los ha regalado porque es algo que lo hace sentir bien, el saber que está dando su apoyo de alguna manera.

Dijo que la primera vez que le solicitaron este tipo de tatuaje lo dudó porque nunca lo había hecho, pero al final salió bien y la muchacha quedó muy contenta.

“Les gana la emoción como te digo, se levantan y ven su cicatriz muy distinta y muchas personas lloran o se abrazan con su acompañante, pero todas se han ido muy contentas”, mencionó. 

Destacó que las mujeres que suelen pedir estos tatuajes es para subir su autoestima y dejar de ver esa cicatriz y poder empezar de nuevo.

Cortesía de Sergio Macías

Por su parte, la doctora Lilian Cázares, directora de la Unidad de Especialidades Médicas de Detección y Diagnóstico de Cáncer de Mama (UNEME- DEDICAM), en Culiacán, mencionó que es una decisión propia de cada mujer, pero dijo que en el instituto se brinda atención psicológica gratuita a quienes estén en tratamiento contra el cáncer de mama.

“Ya es decisión personal, va relacionado con los gustos, yo creo que ahí cada quien decide sobre su cuerpo y eso se respeta”, mencionó.

En su caso, Sergio Macías dijo que como tatuador se involucra emocionalmente con la persona a la que está tatuando y más en estas situaciones donde le cuentan la historia y todo lo que la mujer ha enfrentado.

“Estamos tatuando y nos platican la historia de cómo comenzó, cómo se sienten, todo nos platican y al final de cuentas terminamos siendo amigos, sí entramos en las emociones de ellas también”, dijo.

Sergio Macías, tatuador

Puntualizó que no cualquier tatuador puede realizar este trabajo ya que debido a la cicatriz puede generar más dolor para las mujeres, aunque para ellas, el dolor pasa a segundo plano debido al gran significado del tatuaje.

“Es un poco complicado por el hecho de que la cicatriz se inflama cuando pasa la aguja y es un poco más doloroso de lo normal por el tipo de piel. No cualquiera (puede hacerlo) tienes que saber la manera de introducir la aguja al tipo de piel, a la cicatriz, pero con mucho cuidado y experiencia sí lo pueden lograr. Es más doloroso, pero la gente se va muy contenta con el resultado”, mencionó.

Explicó que en “Sorry Mamma Tatto Studio” siempre han brindado gratis estos tatuajes y los seguirán haciendo para poner su granito de arena en la lucha contra el cáncer de mama.

Asimismo, agregó que siempre le pide a las mujeres de su familia que se exploren y se cuiden para detectar a tiempo esta enfermedad.

El cáncer de mama es uno de los grandes problemas de salud pública en el mundo, puesto que según la Secretaría de Salud en Sinaloa se dan alrededor de 2.2 millones de casos mundiales de cáncer de mama en la mujer y mueren más de 683 mil en todo el mundo por esta causa.

En México, se reportan cerca de 30 mil casos y alrededor de 7 mil 500 fallecimientos. Particularmente en Sinaloa, en lo que va de este 2021, se han registrado 106 casos nuevos y 114 fallecimientos.

Si bien esta no es una enfermedad prevenible, si tiene tratamiento y es mucho más efectivo si el cáncer se detecta a tiempo.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo