Empresarial

Aprender a emprender: ¿Cómo perder el miedo a los financiamientos para mi negocio?

El ideal de emprender un negocio suele ser un ir y venir de escenarios mentales en los que, el posible emprendedor puede desertar de su proyecto debido a la falta de confianza, seguridad o capital para llevar su empresa de la idea a lo material.

Reunir el capital para iniciar un emprendimiento puede ser difícil y es quizás la cuestión que más preocupa, debido a que la proyección de gastos para arrancar un negocio no siempre es exacta y siempre surgen gastos de improviso.

Es por ello que existe un sinfín de opciones de financiamiento externas a través de diferentes actores que puede volver esa etapa de lanzamiento, un trayecto menos complejo.

Conversamos con José Lugo Rojo, de Emprendeichon, quien nos resuelve algunas de las dudas más comunes que giran en torno a los financiamientos y el miedo que a veces nos invade cuando pensamos en acceder a ellos.

¿Cómo funcionan los sistemas de financiamiento?

LEE MÁS: Presentan ‘Mi abarrote 2021’: un financiamiento para los pequeños negocios de Sinaloa

Funciona tal cual como un préstamo común. Se le otorga una cierta cantidad de dinero (dependiendo de lo que se solicite y se otorgue) y este se utiliza para cubrir las necesidades fijadas (compra de materia prima, pagar deudas, iniciar un negocio, etc.) para después pagarlo de acuerdo al plazo elegido (con intereses).

Los beneficios que te ofrecen son los siguientes:

  • Tener acceso a capital en poco tiempo.
  • Oportunidad de que tu negocio crezca más rápido.
  • Tener un buen historial crediticio, siempre y cuando cumplas con las fechas de pago.
  • No sacrificar la liquidez de tu negocio.

LEE MÁS: Realizan la segunda edición de ‘e-contigo’ para poyar a emprendedores locales

En el mercado existen muchas opciones de financiamiento, pero las más recomendadas son las siguientes:

  1. Apoyo de las instituciones de gobierno. Las tasas de intereses suelen ser más bajas, pero por la alta demanda que tienen, el proceso para solicitarlo es más largo, ya que piden muchos requisitos.
  2. Crédito pyme otorgado por bancos tradicionales. También ofrecen tasas bajas pero el proceso y requisitos son sumamente estrictos.
  3. Crédito pyme joven. Esta es una ayuda económica destinada únicamente para personas de entre 18 y 35 años que sean personas físicas con actividad empresarial. Ofrece tasa de interés fija, plazos largos para pagar.
  4. Otra opción que varios emprendedores están optando son las instituciones no bancarias. Algunas de ellas utilizan la tecnología para ofrecer ofertas de crédito rápidamente. La ventaja de estas es que ofrecen tasas de interés fijas, plazos bien definidos, elección de fecha de pago y programas de recompensas enfocados en la operación de la empresa.

¿Cuáles son los principales errores que se cometen al aceptar un sistema de financiamiento?

Para muchos pequeños emprendedores, la línea entre tener un negocio exitoso o formar parte de aquellos que no logran pasar de sus primeros 5 años de operación, es la elección y administración de su financiamiento. Por eso, te dejamos aquí los principales errores que se cometen al aceptar un sistema de financiamiento para que puedas evitarlos a toda costa. 

  1. No saber realmente lo que te están cobrando por el crédito. 

Recuerda que muchas veces no solo se trata de saber cuánto te prestan, sino que debemos poner mucha atención a sus tasas de interés, sus comisiones, si te cobran intereses sobre saldos insolutos o si debes de cubrir otros servicios. 

2. Destinar el crédito para algo diferente a lo que se tenía planeado. 

Se pueden presentar situaciones en donde se nos haga fácil usar estos financiamientos para cubrir una necesidad más inmediata o salir de un apuro. Recuerda que lo ideal es solo usarlos para generar utilidad y sentar las bases para el crecimiento de tu negocio.

3. No pagar a tiempo. 

Uno de los errores más comunes, y uno de los peores. Tal vez te olvidaste, las ventas son muy bajas o hay otras cosas que pagar. No importa que haya pasado… ¡Recuerda que lo peor que puedes hacer es dejar de pagar tu financiamiento porque sólo te terminarás endeudando mucho más! Además que tu historial crediticio se manchará. 

LEE MÁS: Apoyarán a emprendedores con Programa de Incubación en Línea

4. Mezclar tus créditos personales con los empresariales. 

Es muy común emprender con un crédito personal, pero recuerda que un negocio en crecimiento llegará a superar nuestra capacidad financiera, así que opta por créditos empresariales. Recuerda que es muy importante que tu negocio empiece a generar historial para seguir creciendo y obtener mayores beneficios. 

5. No usar el crédito. 

No usar tu crédito termina siendo como estar pagando algo que no usas. Aprovéchalo para invertir en tu negocio, de esta forma el costo-beneficio valdrá la pena. 

Por último, Lugo Rojo precisa que los créditos te pueden ayudar de muchas maneras, ya sea para iniciar tu negocio, promocionarlo, hacerlo crecer a través de campañas o publicidad, entre otras cosas. Pero es importante recordar que antes de solicitarlo, debes tener muy claro para qué lo necesitas y cómo lo utilizarás, porque el objetivo es que obtengas el capital necesario para cumplir tus metas. También es importante que definas el plazo que más se te acomode para que  puedas pagarlo a tiempo y no generar intereses que después pasen a convertirse en dolores de cabeza.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo