Derechos Humanos

Los muertos sin nombre | Los restos de 1,750 personas aguardan para ser identificadas en Sinaloa

Aquí hay un reclamo: por años se ha tenido indolencia y a personas ensimismadas en los lugares donde debió haber sensibilidad que han enviado a centenas de personas a fosas comunes sin haberlas identificado, es parte de la crisis de desapariciones de personas en Sinaloa.

Capilla con ataúdes de personas no identificadas en jardín funerario de Guamúchil, Sinaloa. Crédito: Luis Brito

Capilla con ataúdes de personas no identificadas en jardín funerario de Guamúchil, Sinaloa. Crédito: Luis Brito

“Más que nada quiero que se agilicen los trámites, porque hay cientos de cuerpos que están en funerarias, en cadena de custodia”

Una madre en búsqueda de su hijo desaparecido en Guasave, Sinaloa

Aquí hay un reclamo: por años se ha tenido indolencia y a personas ensimismadas en los lugares donde debió haber sensibilidad que han enviado a centenas de personas a fosas comunes sin haberlas identificado, es parte de la crisis de desapariciones de personas en Sinaloa.

Exigimos el paradero de lo restos humanos encontrados desde 2015 y muestra genética de cada uno de ellos”, dijo Alma Rosa Rojo Medina, quien busca a su hermano Miguel Ángel desde 2019, segura de que fue asesinado y enviado a las fosas comunes del panteón 21 de marzo en Culiacán.

Lee también: Un país rebasado por sus muertos

En ese camposanto hay por lo menos 600 cuerpos de personas en un pedazo de tierra de apenas 50 metros por otros 50. Sobre ese lugar se alzan cruces de fierro con placas grabadas con tinta de color blanco o negro para resaltar los números de expedientes donde deben estar más datos que ayuden a su familia a encontrarlo. Quizás son solo fotos o documentos con detalles de sus señas particulares. O quizás no hay nada más.

Entre 17 panteones y las morgues de Sinaloa, incluidas las de funerarias privadas, hay Mil 750 personas que yacen sin ser identificadas.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía tiene un registro de 533 cuerpos de personas sin identificar que están en las morgues. Esto no es normal, en cambio, deja a Sinaloa como el segundo estado con más casos a nivel nacional.

LEE MÁS: PADRÓN ELECTORAL, POTENCIAL HERRAMIENTA PARA PALIAR LA CRISIS FORENSE

No es todo, hay más de mil 600 personas enterradas en 17 panteones con fosas comunes y por lo menos mil 217 personas no tienen identificación correspondiente. Es decir, no se les hizo pruebas suficientes para poder tener un expediente que sirva para reconocerlos.

Lo que sí es normal es que esas personas hayan sido revisadas por especialistas, se les haya tomado muestras y resguardadas en laboratorios o morgues del Servicio Médico Forense.

La Fiscalía General de Sinaloa tiene cuatro edificios para poder cumplir con ese propósito, pero solo usa uno. Otro es una bodega de cadáveres en Mazatlán, uno más son oficinas y otro es un edificio vacío.

Esto sucede en este Estado donde se han registrado más de 10 mil 892 casos de personas desaparecidas 5 mil 029 siguen sin ser localizadas. En los registros de la Comisión Nacional de Búsqueda y la Fiscalía General de Sinaloa se indica también que 4 mil 402 personas fueron encontradas con vida y mil 161 con vida.

Lee también: ¿Dónde están? | Sinaloa y un lugar llamado Desaparecido

El gobierno de Sinaloa tuvo una serie de reuniones para analizar el contexto de desapariciones con 22 colectivos de búsqueda. Estas sirvieron para hacer acuerdos, entre ellos confirmar la construcción de tres panteones forenses prometidos por el gobierno federal.

Esos lugares distintos a los jardines funerarios o camposantos públicos. Esos lugares son cementerios especiales, con materiales que deben servir para que los cuerpos no se descompongan rápidamente. Hacerlos implica estudiar la tierra y el clima, pues hay lugares donde la preservación es más fácil que en otros.

Además de panteones debe haber osteotecas”, recordó Óscar Loza Ochoa, activista y ex presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos. Este hombre es un buscador de personas desaparecidas desde la represión de estudiantes por el Estado en la década de 1970 y ahora acompaña los movimientos de víctimas.

LEE MÁS: COMUNIDADES DE CUIDADO: EN LA BÚSQUEDA Y EN LA ENFERMEDAD

Aunque los panteones no es suficiente, dijeron las mujeres que representaron a madres de centenas de personas desaparecidas, hay que hacer que ya no desaparezca gente.

“Un panteón ministerial es importante, pero hay que buscar políticas para la no repetición, hacer una base de datos que dé contexto por zonas para que hagamos trabajo con jóvenes, con quienes son regularmente víctimas para que ya no haya más desaparecidos”, señaló Mirna Medina, fundadora de Las Rastreadoras de El Fuerte, una organización que cuenta con más de 500 familias en búsqueda en el norte de Sinaloa.

La administración estatal ha prometido por ahora cumplir con hacer una exhumación masiva de personas para iniciar un proceso de identificación. Esas personas que aguardan en morgues y panteones podrían ser llevadas hacia sus familias y con ello, aseguraron las madres buscadoras, podría darse con el paradero de mujeres y hombres buscados tras haber sido desaparecidos.

LEE MÁS: HASTA ENCONTRARLES

portada hasta encontrarles

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo