Política

El PRI de Sinaloa contra el PRI nacional… y Quirino Ordaz en medio del conflicto

En síntesis, el PRI no aprende las lecciones de la democracia o bien se resignó a formar parte de minorías políticas que ganan en las concertacesiones lo que no obtienen en las urnas electorales.

A contrasentido de la decisión de la dirigencia nacional del Partido Revolucionario Institucional consistente en expulsar de sus filas al ex gobernador Quirino Ordaz Coppel, en caso de que éste acepte la invitación del presidente Andrés Manuel López Obrador para ser embajador de México el España, el comité directivo estatal del PRI le brinda apoyo al ex mandatario estatal con la justificación de que “la diplomacia no tiene partido”.

Estas posturas opuestas ponen a la vista de la opinión pública el conflicto que existe entre los liderazgos priistas nacional y local como si a las siglas tricolor les hiciera falta mayor división en momentos cuando la acción electoral procede a arrinconarlas en la intrascendencia. En el país crecen los fragmentos del viejo partido de Estado mientras nadie realiza la labor de rearmado del PRI que hoy oscila entre ser contrapeso frente a la excesiva acumulación de poder del Movimiento Regeneración Nacional o entrarle al juego de la perversión política.

Así, en tanto el dirigente nacional Alejandro Moreno acuerda por debajo de la mesa de negociación que avancen en el Congreso de la Unión las iniciativas de AMLO, él mismo azuza al Consejo Político del PRI a que actúe con toda la mano dura posible contra Ordaz Coppel porque “la lealtad a México está por encima de todo”. Y el cisma que provoca no le preocupa con tal de cobrar alguna venganza política contra el empresario sinaloense que hasta hace ocho días gobernaba en Sinaloa.

LEE MÁS: El PRI niega licencia a Quirino para ser embajador | “Sería una traición al Partido”

En la otra esquina de este ring en el que seguramente el Revolucionario Institucional volverá a ser noqueado, la presidenta del CDE, Cinthia Valenzuela, difiere al considerar que independientemente de lo que el Consejo Político del PRI decida en el caso Quirino Ordaz “eso no lo limita para el proceso que conlleva para la Embajada de España”. “Él actúa en un acto de respeto a su partido, en el que yo soy fiel testigo que trabajó de manera incansable muy cerca de la militancia”, comentó.

En síntesis, el PRI no aprende las lecciones de la democracia o bien se resignó a formar parte de minorías políticas que ganan en las concertacesiones lo que no obtienen en las urnas electorales. Y por supuesto que incurre en la total falta de respeto a la militancia ya que otra vez resultan desplazadas para darle todo el protagonismo a liderazgos igual de trastornados que el partido que echó la confianza ciudadana al bote de la basura y aparte perdió la razón en alguna de sus reyertas intramuros.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo