Ciudad

Fin de año | “Jalar a los chirrines”, una tradición muy sinaloense

Contrataciones decembrinas son como el aguinaldo para los músicos del Madero.

En Sinaloa existe una tradición, amenizar las fiestas con “chirrines” ya forma parte de la cultura local. Para el cierre de año no es excepción, no solo se trata de compartir un espacio con la familia, amigos y pareja, en los planes de fin de año es cada vez más acostumbrado incluir la música en vivo.

En Culiacán, por el boulevard Francisco I Madero se pueden encontrar diferentes conjuntos norteños, la gente ya sabe que ahí los pueden ubicar, dice Jesús Francisco Araujo Covarrubias, quien desde hace 40 años se dedica a la música y participa en diferentes agrupaciones.

LEE MÁS: Buñuelos para Navidad | Un negocio que se convirtió en tradición

Siempre le gustó la música, así que decidió convertirla en su trabajo, conforme pasó el tiempo le fue gustando cada vez más lo que hacía, ahora, a sus 62 años no se ve haciendo otra actividad. Cuenta que desde que comenzó con este oficio es tradición familiar “jalar a los chirrines para amenizar el ambiente, y vienen aquí y nos buscan”.

Rosalío Rodríguez

Con la temporada de año nuevo los ciudadanos empiezan a planear la mejor forma de recibir el 2022, para los músicos del “Madero”, como se le conoce a esta vía, es una de las mejores fechas, Rosalío Rodríguez de los Cuatreros de la Sierra dice que lo consideran como su aguinaldo, ya que al incrementar la demanda de sus servicios pueden subir sus tarifas.

Cuenta que son posadas los eventos que más tienen en estas fechas y las contrataciones son de 3 horas mínimo, por lo que desde que comienza diciembre hay semanas en que alcanzan los 5 mil pesos de ingreso por músico, mientras que en temporada baja lo máximo que logran por semana son 3 mil pesos.

LEE MÁS: Caricatureando por el País | Eliseo te hace una caricatura en la verbena de Culiacán

Pese a que la pandemia no ha terminado y que la nueva variante del virus Ómicron ya está llegando, la sociedad se muestra optimista frente a lo que sucederá el próximo año y por el momento con ganas de entretener sus fiestas con músicos.

José Paulino Villareal, tiene 25 años en la música, pero desde hace tres forma parte del conjunto Tonelaje Norteño. Cuenta que desde chico le gustaba la música, trabajaba en el campo y a los 33 años se le presentó la oportunidad de incursionar en un grupo de chirrines, y lo convirtió en su profesión.

Gracias a la música sacó adelante a su familia y recuerda que siempre las fechas de diciembre lo alivianan porque los contratan para posadas, navidad y año nuevo. Su experiencia en la música le ha permitido saber manejar a clientes difíciles, tener estrategias para soportar tocadas de hasta 15 horas seguidas.

Cuenta que antes de la pandemia en la temporada baja sacaban 5 mil pesos por semana, lo que están sacando ahorita en esta temporada alta.

Paulino Villareal

 

“Trabajar en la música es saber administrar el ingreso, si ganas poco gastas poco, si ganas bien gastas más, ahí le va midiendo uno el agua a los camotes para solventar los gastos de agua, luz y deudas que tiene uno”, señala.

LEE MÁS: KYABIN: Las innovadoras galletas japonesas que promueven la unión familiar

Dice que la música que nunca falta es Laurita garza, además lo que más les pidan son vida prestada, me gusta tener de a dos, los vergelitos, la linda güerita, el muchacho alegre, el sinaloense, y, las tres tumbas.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo