Política

Negocios bajo la sombra del poder benefician a familia de Ricardo Monreal, en la era de la 4T

En los tiempos de la 4T los negocios fraguados al amparo del poder son una práctica que se mantiene intacta así se disfracen de impolutos los nuevos ladrones.

La organización Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad documentó que una empresa gasolinera en la que es socia Elda Catalina Monreal Pérez, hija del senador Ricardo Monreal Ávila, quien se promueve como posible candidato a la Presidencia de México en la elección de 2024, recibió contratos en los últimos tres años por 33 millones de pesos, involucrando a una red familiar en posible tráfico de influencias.

La organización no gubernamental encontró que la razón social Multiservicio La Plata S.A. de C.V. ha sido beneficiada con más de 3.2 millones de pesos por la delegación en Zacatecas de la Secretaría del Bienestar, cuya titular es Verónica del Carmen Díaz Robles, esposa de un hermano de Monreal.

También ha recibido 33 millones de pesos del Instituto Mexicano del Seguro Social y de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.

Tratándose de 71 contratos, de los cuales al menos 59 fueron por adjudicación directa, para la adquisición de combustible y vales de gasolina, MCCI establece otros vínculos de privilegios para la hija de Ricardo Monreal ya que ésta se benefició a través de dos amigos con negocios hechos en febrero del 2017 con la delegación Cuauhtémoc de la Ciudad de México cuando su padre era delegado.

Lo revelado por la asociación civil le agrega síntomas del cáncer de la corrupción a la autodenominada Cuarta Transformación, el régimen de izquierda que generó amplias expectativas en lo que respecta a la moralización de la cosa pública. Pese a la consigna presidencial de no mentir, no robar y no traicionar miembros relevantes del gobierno mexicano, o familiares de éstos, han sido involucrados en escándalos por disposición indebida de recursos del erario.

Y de nuevo, igual que sucedió cuando el PRI y PAN fueron gobierno nacional, la impunidad proporcionada desde las altas esferas políticas alienta a la continuidad de saqueos, corrupciones y cuanto delito afecte las finanzas públicas. En los tiempos de la 4T los negocios fraguados al amparo del poder son una práctica que se mantiene intacta así se disfracen de impolutos los nuevos ladrones.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo