Política

Mientras la Ómicron desata contagios en Sinaloa, los partidos reciben 141 millones de pesos

La suma asignada por el Instituto Electoral del Estado de Sinaloa, en un año en el que no habrá comicios locales, podría considerarse hasta ofensiva

El financiamiento a partidos políticos en Sinaloa, por 141 millones de pesos en 2022, contrasta con la raquítica situación económica que enfrentan los sectores sociales y económicos en la actual contingencia sanitaria por coronavirus, donde las pequeñas y medianas empresas vuelven a estar en la encrucijada de cerrar o resistir, las familias carecen de dinero para comprar los medicamentos que las instituciones de salud pública no proporcionan, y la economía familiar es golpeada por los contagios que inhabilitan en el trabajo.

La suma asignada por el Instituto Electoral del Estado de Sinaloa, en un año en el que no habrá comicios locales, podría considerarse hasta ofensiva porque la acción política resulta privilegiada en circunstancias donde el resto de las actividades se las están viendo mal para salir adelante.

En cualquier lógica administrativa aplicada a tiempos de crisis, ofende al sentido común el hecho de que los pocos recursos públicos disponibles se gasten en sostener burocracias partidistas.

LEE MÁS: Niegan registro a Fuerza por México en Sinaloa

A la partidocracia, que hasta hoy no se ha manifestado en rechazo o reducción del dinero que recibirá, le va muy bien. Al Movimiento Regeneración Nacional, que tiene el Gobierno del Estado y el control del Congreso, le corresponderá la mayor bolsa de financiamiento con 54 millones de pesos; al Partido Revolucionario Institucional, 33 millones de pesos; al Partido Sinaloense, 15 millones de pesos; al Partido Acción Nacional, 16 millones de pesos; al Partido del Trabajo, 10 millones de pesos, y a Movimiento Ciudadano le darán 11 millones de pesos.

Lo paradójico es que estos partidos muy bien remunerados les resultan poco o nada útiles a ciudadanos que viven severas restricciones económicas debido a que los efectos de la enfermedad Covid-19 son más lacerantes en el escenario nacional inflacionario que repercute en el acceso a productos de la canasta básica y otros servicios y bienes de consumo también de primera necesidad.

Por si fuera poco, en el Congreso del Estado las mismas siglas que sostenemos los sinaloenses luchan por salvar la pesada estructura parlamentaria, al resistirse a que se reduzcan a 30 las 40 diputaciones que hoy integran la Cámara.

Una vez que el esfuerzo social salga adelante en la larga y persistente acometida del virus SARS-CoV-2 y sus peligrosas cepas, valdrá la pena preguntar qué hacían los partidos políticos mientras la generalidad estaba en la lucha contra los contagios y decesos del coronavirus.

Aquí seguían repartiéndose despreocupadamente el botín que les significa vivir del erario y mantener privilegios de camarillas de poder, sin ofrecerles nada a cambio a los sinaloenses.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo