Biopolítica

¿Maratón en Culiacán y Carnaval en Mazatlán? Los contagios y decesos dicen que no

Lo que se necesita es que las autoridades dicten medidas pensando en lo mejor para Sinaloa en vez de proceder atendiendo otros intereses, que no son los de la sociedad

Con los datos oficiales reportados ayer, de 1,539 casos nuevos y 12 decesos en Sinaloa, así como 49,242 contagios y 320 muertes en el país, la pandemia de coronavirus continúa a niveles preocupantes sobre todo por las afectaciones a todas actividades humanas esenciales, a pesar de que las autoridades insistan en minimizar el riesgo y promover eventos masivos contrarios a los protocolos de prevención.

LEE MÁS: El viernes deciden si hay o no Carnaval en Mazatlán

Los políticos en el servicio público insisten en encontrar salidas falsas frente a las prohibiciones sanitarias tendientes a controlar la enfermedad Covid-19, resaltando caprichos y ocurrencias por encima de la salud pública. En tal tesitura el comité organizador del Maratón Internacional de Culiacán confirma que sí se realizará el próximo domingo dicha competencia deportiva en la que participan 3,500 personas más el público que acude a presenciar o apoyar a los corredores.

En Mazatlán, el presidente municipal Luis Guillermo Benítez Torres se aferra a la realización del Carnaval, del 24 de febrero al 1 de marzo, confiado en que el gobierno de Rubén Rocha accederá a tal solicitud y con ello se impondrá la voluntad política en desacato de medidas nacionales e internacionales consistentes en evitar que continúen los contagios que ocasionan la paralización de tareas proveedoras de bienes y servicios.

El virus ha demostrado una y otra vez que no es cosa de juego y que ni siquiera las naciones líderes en políticas públicas de salud, y de economías más resistentes que la de México a desastres pandémicos, han sido bien libradas de la contingencia actual, aparte que la Organización Mundial de la Salud advierte de las consecuencias de tomar excesos de confianza al resultar la variante Ómicron de alta capacidad de transmisibilidad y baja incidencia de letalidad.

LEE MÁS: ¿Por qué Ómicron es una de las variantes virales más contagiosas de la historia?

El llamado oportuno a que el gobierno de Rubén Rocha Moya actúe con responsabilidad tiene que ver con el agotamiento generalizado por casi dos años de sufrir consecuencias económicas y sociales, en la familia o en la dinámica global del estado, debido a respuestas erróneas frente al SARS-CoV-2.

Si bien es cierto que no hay condiciones para el confinamiento extensivo, ni conviene a nadie tal parálisis, lo que se necesita es que las autoridades dicten medidas pensando en lo mejor para Sinaloa en vez de proceder atendiendo otros intereses, que no son los de la sociedad.

Telegram: http://t.me/RevistaESPEJO

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo