Liderazgo

Rutas del éxito | Emprender es una mentalidad, una forma de pensar

Desde hace 18 años High Lumen diseña la iluminación perfecta para que cada espacio cumpla con su propósito

Aunque muchas veces no se considera así la luz posee una gran relevancia. Es un elemento esencial para comprender el entorno, influye en aspectos anímicos, cognitivos, neuronales, emocionales, de tal manera que, una correcta iluminación es básica para el correcto funcionamiento del individuo.  

Joane Hernández Morga lo sabe, pues desde hace años estudia el tema, así como la evolución de la luminaria artificial. Ella es la directora general de High Lumen y a través de su empresa desde hace 18 años diseñan la iluminación perfecta para que cada espacio en el Noroeste de México cumpla con su propósito.  

La luz del sol influye en el estado físico y anímico de los seres humanos, según un estudio de la Universidad de Brigham Young, la luz solar provoca felicidad y no solo influye en el estado de ánimo, sino que también, según el color de ésta, interfiere en el rendimiento físico y mental, concentración, e incluso en el aprendizaje.

En High Lumen lo que buscan es siempre imitar la luz solar, pero solo la necesaria para cada espacio, que provoque la emoción necesaria para cada propósito. Joane Hernández explica que, si el espacio es en un Fashion en un departamental, lo que se ocupa es vender y la luz adecuada lo hace a través de incentivar a que las personas volteen; si es un espacio como una oficina, como una escuela, el propósito de la luz debe ser hacerte más productivo.

“Con la llegada del LED este negocio de la iluminación cambió totalmente, o sea, ya se trataba de entender la tecnología, de estudiar la luz. Ya no era simplemente poner lámparas, y tuvimos la oportunidad de capacitar a nuestro equipo en Europa. Ahí inicia otro modelo de negocio para nuestra empresa y actualmente es lo que hacemos. Diseñamos proyectos de iluminación personalizados y fabricamos los productos para los mismos, para una gran variedad de mercados”, explica.

Víctor Arturo Gómez Gallardo, co fundador de la empresa es ingeniero eléctrico, formaba parte de una sociedad eléctrica donde Joane colaboraba y la invitó a independizarse con él. Decidieron emprender en el tema de la fabricación e instalación de luminaria, montaron una pequeña oficina, trajeron la maquinaria de Monterrey y se aventuraron.

La empresa que comenzó siendo una oficina en casa hoy cuenta con una oficina de atención y una fábrica que emplea a más de 35 personas; han colaborado con más de 3 mil proyectos de iluminación en tiendas, oficinas, naves industriales de empresas como Coppel, Casa Ley, Decathlon, Lego, Grupo Arhe, entre otras firmas.

Joane reconoce que es muy duro emprender, que ser empresaria es difícil, pero también tiene regalos “bien bonitos”, que en su caso pudo ser dueña de su tiempo, dueña de sus proyectos, de sus sueños y no de los de alguien más.

“Emprender es una mentalidad, es una forma de pensar. Creo que cuando lo haces y te apasiona, que realmente tu propósito como persona va con ese proyecto, ya no tiene reversa. Rodearte de personas expertas, las relaciones, son super importantes, porque tú en un desayuno o en una comida puedes solucionar algo que no hayas logrado resolver, y ahí puedes escuchar y decir: ‘espérate, ¿cómo lo hiciste?’ y en un compartir, de verdad puedes resolver”, advierte.

Hernández Morga dice que sus claves del éxito han sido buscar relaciones con otros empresarios que están en el punto dónde ellos quieren llegar; la continua formación; mucho coraje y tener claro siempre el propósito; mucha valentía, porque cada día hay cuestiones diferentes que surgen y que tener miedo a fracasar no es una opción para los emprendedores, ya que es lo que seguro se obtiene, pero de cada fracaso se aprenden diferentes formas de cómo no hacer las cosas.

En cuanto al giro de su empresa, cuenta que ha sido fundamental el entendimiento del cliente, la adaptabilidad que en High Lumen tienen en los proyectos y la escucha activa para poder asegurar que en realidad pueden hacer lo que el cliente visualiza. Ser un aliado confiable, ya que se dieron cuenta que cuando a una persona le toca tomar una decisión, ya sea como dueño o en un cargo corporativo que tienen que hacer un proyecto, ya sea para ahorrar energía, un proyecto para vender o para potencializar los productos, para asegurar la seguridad en un espacio, realmente se tiene que confiar en con quién se va a hacer, porque está de juego lo que es su trabajo.

La directora de Higth Lumen enumera tres ejes que siguen y que son su clave: en primera la escucha activa y adaptabilidad, ya que venden a sus clientes de manera directa, su fortaleza es tener una fábrica y que pueden crear los productos de acuerdo a estas características. La otra es cumplir lo que prometen, pero esto implica un nivel de entendimiento al llegar al espacio que van a iluminar. Y ser aliados es la tercera, lo que implica que la asesoría que ofrecen no necesariamente va a implicar vender más.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo