Corrupción

Quirino puso en riesgo la calidad de la obra pública en 2020: Auditoría

Durante 2020, el gobierno de Sinaloa decidió dar contratos de manera directa a proveedores sin hacer concursos para conocer mejores precios y calidad para tener eficiencia en el gasto

Durante 2020, el gobierno de Quirino Ordaz Coppel gastó Mil 729 millones 823 mil 029.80 pesos en obra pública realizada en Sinaloa, pero la gran mayoría de esta se hizo privilegiando la adjudicación y la invitación directa.

La Auditoría Superior del Estado encontró que solo el 16 por ciento de toda la obra contratada en 2020 se concursó, lo que dejó en riesgo tener mejores condiciones de precio y calidad para aumentar la eficiencia del gasto.

“Se concluye que el Poder Ejecutivo a través de la Secretaría de Obras Públicas de Gobierno del Estado de Sinaloa, ha privilegiado los procedimientos de adjudicación directa e invitación a cuando menos tres personas para la contratación de la obra pública, ya que el 27.37% de las obras contratadas se adjudicaron directamente a los contratistas y el 56.31% de las obras se adjudicaron por invitación a cuando menos tres personas, y tan solo el 16.32% se licitaron públicamente, lo que deriva, que no se asegura al Poder Ejecutivo, las mejores condiciones de precio y calidad para aumentar la eficiencia del gasto efectuado”, se indicó en el informe de la Auditoría Superior del Estado de la cuenta pública de 2020 al Poder Ejecutivo.

Lee también: Transparencia en obra pública, conquista de la sociedad civil

Otro de los hallazgos sobre posibles irregularidades detectados en esa revisión es que el gobierno de Quirino Ordaz Coppel es que toda esa obra se hizo sin un programa formal de obras, destacando un descontrol de los expedientes.

Ese descontrol llevó a tener un gasto con recursos sin establecer el origen de los recursos de cada una de la obras. Los auxiliares contables proporcionados tampoco indicaron el origen de la inversión.

En total, fueron 190 obras realizadas en 2020, de las cuales 52 fueron por adjudicación directa, 107 por invitaciones a cuando menos tres personas y 31 por licitación pública.

Una familia acaparó contratos de obra pública en 2020

De los 190 contratos de obra, 17 de esos fueron otorgados a tres empresas de una sola familia.

Se trata de las firmas RAV Maquinaria, Construcción y Arrendamiento de Maquinaria de Sinaloa y Adolfo Ramos Lizárraga.

Ramos Lizárraga recibió el 17 de diciembre de 2020 un reconocimiento por ser “el hombre más capacitado” en la delegación sur en Sinaloa de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), a la cual está afiliado y ha sostenido cargos importantes, como la de Secretario de la organización.

Ese grupo de empresas tienen en sus consejos administrativos a Ramos Lizárraga y a su hija Karla Margarita Ramos Valdés al frente de estas. Ambos participan también en otra empresa denominada Grupo Desarrollador de Inversiones Mar, la cual fue constituida en 2018, según datos del Registro Público del Comercio.

Una de las empresas que obtuvo contratos en 2020, la de nombre Construcción y Arrendamiento de Maquinaria de Sinaloa, fue embargada por orden del Servicio de Administración Tributaria (SAT) tras deber 85 millones de pesos por contribuciones no comprendidas, impuesto empresarial a tasa única, Impuesto al Valor Agregado por pagos definitivos personas morales y físicas de los periodos de enero a diciembre 2012 y Multas por infracciones a las leyes Tributarias Federales.

Lee también: Quirino pagó 109 millones por adelantado a 11 empresas

En marzo de 2021 la firma se fusionó con la empresa estadounidense Operis Investments III, LLC, registrada en el estado de Delaware desde 2018. Esa entidad estadounidense es un paraíso fiscal para empresas.

El empresario Adolfo Ramos Lizárraga siguió al frente de la misma.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo