Política

O Morena detiene la campaña de odio, o se hace responsable de los daños por la intolerancia

En la convivencia social moderna el hecho de disentir de los poderosos ayuda a enriquecer el debate público y hacer de la participación ciudadana el instrumento perfecto para acordar las mejores decisiones en favor de la generalidad

Antes de que se registren consecuencias lamentables de las que nadie querrá hacerse cargo, los dirigentes formales y de facto del Movimiento Regeneración Nacional están emplazados a detener la campaña de odio desatada contra diputados federales que el domingo 17 de abril votaron en contra de la reforma energética del presidente Andrés Manuel López Obrador.

La burbuja de rencor que se establece en torno a los legisladores de los partidos Revolucionario Institucional, Acción Nacional, de la Revolución Democrática y Movimiento Ciudadano amenaza con involucionar la democracia y el ejercicio de las libertades a los tiempos dictatoriales donde no estar de acuerdo con el gobernante en turno ponía en riesgo inclusive la vida de los discordantes.

En la convivencia social moderna el hecho de disentir de los poderosos ayuda a enriquecer el debate público y hacer de la participación ciudadana el instrumento perfecto para acordar las mejores decisiones en favor de la generalidad. De otra manera, al establecer la inquina justificada en el argumento de la traición se contribuye a que hoy sean los diputados y mañana cualquier ciudadano el que esté en peligro por la visión totalitaria que le ofrenda al gobernante el aplauso irreflexivo.

LEE MÁS: Alianza Va por México refrenda unión rumbo al 2024 tras freno a reforma eléctrica

En Sinaloa, los dirigentes del PRI, Cinthia Valenzuela; del PAN, Roxana Rubio, y del PRD, Oner Lazcano, afirmaron que el hecho de acusar a estas siglas de oposición de traicionar a la nación por no apoyar el proyecto de López Obrador está generando un ambiente inseguro para los partidos.

“No permitiremos su discurso de odio, y que como en las dictaduras nos acusen de traición a la patria sólo por pensar diferente. Que se respeten todas las formas de pensar”, plantearon.

A México le resulta indispensable el enfriamiento de los ánimos políticos para restablecer el diálogo civilizado que con base a la máxima juarista de “el derecho al respeto ajeno es la paz” trace la libertad de expresión y el derecho a la libre participación política como rutas hacia la vida democrática de vanguardia. O en casos contrarios que aquellos que inciten a atacar al legítimamente diferente, sepande una vez que la impunidad no estará de su lado.

Telegram: http://t.me/RevistaESPEJO

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo