Justicia

Dos muertes más y una petición desesperada: presidente López Obrador ¡detenga ya la violencia contra periodistas!

Doblegado por el crimen, el Ejecutivo federal está dejando indefensa a la población pacífica

FOTO: Cortesía Erick Toxtle

FOTO: Cortesía Erick Toxtle

La alarmante escalada violenta contra periodistas en México, que ayer cobró dos víctimas más en Veracruz, exige la intervención inmediata y enérgica del Estado mexicano no nada más con la estrategia para proteger al segmento de comunicadores sino con la conducta de altos servidores públicos en favor del respeto de la libertad de expresión y el derecho a la información.

Ayer volvieron a activarse las alertas en periodistas y medios de comunicacion con el atentado que le quitó la vida a Yesenia Mollinedo Falconi y Sheila Johana García Olvera, directora y reportera del portal El Veraz de Veracruz, durante hechos ocurridos en Cosaloacaque.
Días antes, el 5 de mayo, fue asesinado en Culiacán el periodista Luis Enrique Ramírez.

LEE MÁS: Asesinan a las periodistas Yesenia Mollinedo y Sheila Johana García en el sur de Veracruz

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador luce mermado en la responsabilidad de aportar condiciones de tranquilidad y legalidad para que los ciudadanos realicen sus actividades cotidianas.

Las constantes en todos los casos de violencia de alto impacto son el discurso que ofrece el esclarecimiento de los delitos y la negación del crecimiento de la incidencia de homicidios dolosos no obstante que las mismas estadísticas oficiales confirman los datos en ascenso. Doblegado por el crimen, el Ejecutivo federal está dejando indefensa a la población pacífica.

Con 36 periodistas asesinados durante lo que va del sexenio de López Obrador, 11 de los cuales corresponden a 2022, el vocero de la Presidencia de la República, Jesús Ramírez, afirmo en su cuenta de Twitter que “el compromiso es que no haya impunidad”. Lo que sería mejor en una nación regida por leyes y necesitada de libertades sin barreras es que no ocurrieran los ataques contra la prensa ni ciudadano o sector.

La situación de agresiones permanentes al periodismo en México llama la atención de la comunidad internacional y de organizaciones que defienden garantías humanas y deploran las consecuencias de gobiernos intolerantes y rebasados por poderes de facto. Mientras tanto, en el territorio mexicano dominan las armas y la irracionalidad del crimen sin que se vea la luz al final del túnel, las rutas de evacuación, en el escenario de violencia normalizada porque a la Cuarta Transformación se le permite y justifica todo, inclusive la barbarie.

LEE MÁS: Protestan periodistas por crímenes contra la prensa; piden renuncia de Irazoque

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo