Bienestar

“Tengo que estar aquí” | Esperar por meses afuera del Hospital Pediátrico

Una de las bondades del nuevo Hospital Pediátrico sería el contar con un espacio suficiente para acondicionarlo como albergue, pero es un proyecto que no se ha podido consolidar del todo

FOTO: Leo Espinoza.

FOTO: Leo Espinoza.

Daniel Ramírez, Héctor Sandoval, Mariana Mejía, Estefanía Gaxiola…” todos niños y niñas; a altas horas de la noche el silencio provocado por la ausencia de actividades citadinas, ocasiona que el sonido emitido de una bocina instalada en la puerta principal del Hospital Pediátrico de Sinaloa se escuche alrededor de las cuadras aledañas.

Esa es la dinámica, madres y padres familia esperan nombrar a sus hijos con una anhelada buena noticia de mejora por parte de los médicos que los atienden. Pero a veces esas expectativas pueden prolongarse por días, semanas e inclusive meses.

La demanda de servicios médicos públicos para los menores es tal que el bulevar Constitución tiene algunos años que ya se convirtió en un campamento permanente, situación que se ha normalizado pues las imágenes que ahí se observan parecieran ya parte del paisaje urbano de la zona.

La banqueta del hospital, la acera de enfrente, el mismo camellón y hasta el primer carril sobre esa calle. Casas de campaña unas sobre otras para los que tienen más tiempo y alguna pieza de cartón para quienes tuvieron que internar a su familiar de último momento.

FOTO: Leo Espinoza
FOTO: Leo Espinoza

Altares dedicados a algún santo, comedores comunitarios, falta de iluminación, indigentes que también han hecho de ese espacio su hogar temporal, muchas veces para aprovechar que otros ciudadanos periódicamente acuden a brindarles alimentos y bebidas calientes a los padres y madres que esperan afuera.

“Hemos visto mucha gente que ya tienen mucho tiempo aquí. Nos quedamos unas personas adentro y otras afuera, adentro solo puedan estar una persona por interno. Sí se batalla mucho para poder entrar, se debería dejar entrar a una abuela o una tía, porque obvio tiene que salir la mamá, es un ser humano y también tiene que ir a bañarse, comer o descansar”, menciona Patricia.

LEE MÁS: Este viernes se pagarán las 400 nuevas plazas en Salud

La señora, abuela de una interna por glucemia, comenta que sí le han sugerido instalarse en un albergue cercano, pero por dudar de las condiciones de higiene en las que podría estar, prefiere permanecer en el comedor comunitario con otros familiares suyos.

A ello hay que agregar que quienes no pudieron acudir acompañados, es obligatoria su permanencia afuera del hospital para estar al pendiente si su hijo o hija es nombrado por la bocina.

FOTO: Leo Espinoza

El Hospital Pediátrico de Sinaloa es el único de su tipo en todo el estado, ahí se encuentran médicos especialistas para atender enfermedades relacionadas a la infancia, además de que la atención es gratuita, así como muchos de los medicamentos y tratamientos. Este servicio ubicado en la capital genera que personas de todos los rincones de la entidad, en mayoría de escasos recursos, se trasladen para que sus hijos sean atendidos profesionalmente.

La señora Guadalupe ha permanecido por cerca de cuatro meses instalada en una casa de campaña justo en la acera de enfrente al hospital. Durante los últimos días ha sentido el temor de ser removida de la zona, esto porque le anunciaron que el local donde se encuentra su campamento estorba la entrada de lo que será una nueva farmacia.

Ella acudió a pedir atención para su bebé por problemas respiratorios, sin embargo, cuenta que su malestar se complicó al grado de tener que estar entubado.

FOTO: Leo Espinoza
FOTO: Leo Espinoza

“Yo soy de la que tiene más tiempo aquí en la calle. Hay otra que tiene cinco meses y la muchacha que está instalada a lado mío va para seis meses. Ahora como van abrir la farmacia nos van a mover, no sabemos si en unos días, y como usted ve a sus alrededores, todo está lleno”, platicó.

Comenta que las autoridades del hospital también le han recomendado instalarse en albergues, pero argumenta que el problema con ellos es que los cierran muy temprano, no pudiendo salir o entrar con facilidad. En cambio, de esta manera puede estar más al pendiente de su hija.

“Cuando tenía a mi bebé en terapia, el último informe los daban a media noche y el albergue los cierran a las 9 de la noche”, menciona.

La joven madre explica que a los largo de estos meses su hermana la ha estado acompañando en la casa de campaña, mientras que su esposo, quien trabaja de noche, es el que la ha estado apoyando con los gastos de las comidas diarias, mientras que de día acude a acompañar a su esposa.

También menciona que tras las últimas manifestaciones de padres y madres, donde optaron por bloquear las vialidades por falta de medicamentos, ahora el hospital se ha visto más surtido, dejando de comprar los medicamentos por fuera como era común.

FOTO: Leo Espinoza

“Ahorita la verdad está bien surtida la farmacia y nos están dando los medicamentos, es muy poco el que compramos, pero por el tiempo que llevamos aquí sí nos cuesta. Nosotros no pudimos asistir a la huelga porque era más el pendiente de estar atentos a que los médicos nos dieran informes de mi bebé”, relata.  

Por otro lado, Hortensia tiene una semana con su bebé en terapia intensiva, la acompaña su mamá. Ambas son del estado de Guerrero, pero por cuestiones de trabajo migraron a Escuinapa donde residen actualmente.

Al momento de que su hijo comenzó con malestares le recomendaron que se trasladara a Culiacán, ya que el mejor lugar donde lo podrían atender era en el Hospital Pediátrico. Por contar con poco dinero, las dos mujeres han comido exclusivamente de lo que les han donado otros cuídanos.

FOTO: Leo Espinoza

“Nos prestaron unas cobijas para dormir en la banqueta porque no trajimos. La comida nos la vienen a regalar, mucha gente viene a regalar comida”, agradeció.

LEE MÁS: Hospital en tu celular | Ya podrás agendar citas en el Hospital Pediátrico de Sinaloa desde internet

Por otra parte, Fernanda es otra joven madre que lleva días afuera del Hospital, pero sin la compañía de otro familiar que la respalde como muchos otros, por tal motivo permanece instalada justo al lado de la entrada principal de hospital.

“No me puedo ni mover de aquí a bañarme, ni a cambiarme, tengo que estar aquí para cualquier cosa que me ocupen y pues aquí estoy afuera”, comenta. Ella se trasladó desde Estación Dimas, en el municipio de San Ignacio, detallando que no cuenta con ningún familiar en Culiacán que pueda apoyarla.

FOTO: Leo Espinoza
FOTO: Leo Espinoza

El NUEVO HOSPITAL PEDIÁTRICO DE SINALOA

Esta obra fue una de las más anunciadas por la anterior administración, donde inclusive el gobernador Quirino Ordaz Coppel la inauguró en un evento oficial acompañado de autoridades federales.

La realidad es que el nuevo Hospital Pediátrico está inconcluso y pese a una nueva administración, todavía no se encuentra operando al cien por ciento.

Una de las bondades de esta obra de infraestructura pública es que contaría con un espacio suficiente para acondicionarlo como albergue, pero es un proyecto que tampoco se ha podido consolidar del todo.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo