Artes

Gana Bernardo Benítez el 35 Premio Nacional de Danza Contemporánea José Limón

Fue seleccionado por unanimidad y el galardón le será entregado de manera virtual este martes 24, en el marco del Festival de Danza José Limón

Por unanimidad del jurado, el bailarín, coreógrafo, maestro y director Bernardo Benítez (Michoacán, 1943) ganó el XXXV Premio Nacional de Danza Contemporánea José Limón 2022, máximo reconocimiento que se otorga en nuestro país a quienes han entregado su pasión y profesionalismo a este género artístico.

La distinción es otorgada por la Secretaría de Cultura del Gobierno de México y el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), a través de la Coordinación Nacional de Danza, en colaboración con el Gobierno del estado de Sinaloa, mediante el Instituto Sinaloense de Cultura (ISIC).

La entrega virtual del reconocimiento se llevará a cabo el martes 24 de mayo a las 20:00 horas (tiempo del Pacífico), a través de Facebook del INBAL, de la Coordinación Nacional de Danza y del Instituto Sinaloense de Cultura (/INBAmx,  /danzaINBAL e /InstitutoSinaloenseDeCulturaISIC).

LEE MÁS: JOSÉ LIMÓN

El jurado calificador de este año fue integrado por las maestras Lourdes Lecona, Rosa Romero y el maestro Víctor Ruiz, quienes declararon ganador por unanimidad al artista michoacano por ser un pilar fundamental de la danza con gran trayectoria profesional, por su calidad artística como maestro y coreógrafo que ha contribuido a la danza nacional.

Resaltaron también, su perseverante labor de creación que ha inspirado a diversas generaciones, la gran labor pedagógica ininterrumpida a lo largo de varias décadas, así como por el desarrollo de una metodología con estilo propio para la formación técnica de diversas generaciones de bailarines profesionales, por la creación de un vasto repertorio de obras coreográficas emblemáticas y finalmente por el reconocimiento a un legado vivo de la danza.

En entrevista, el maestro Bernardo comparte: “Fue una grata sorpresa que la comunidad dancística me haya promovido y elegido para un premio tan importante. Estoy muy agradecido con todos. Es un premio que comparto con todos. Sigo muy sorprendido”.

De manera especial agradeció el apoyo que siempre ha recibido de la Coordinación Nacional de Danza y del Colegio de Coreógrafos de México.

A decir del creador, este galardón llega en un momento importante en su vida, ya que ha logrado cosechar lazos con muchos bailarines, coreógrafos e instituciones: “Este premio no llega ni temprano ni tarde. Simplemente es resultado de un desarrollo ininterrumpido de trabajo”.

“Quiero seguir aportando mi conocimiento y seguir aprendiendo de los nuevos maestros y coreógrafos. No estoy en la capacidad física de crear, pero sí puedo conversar y compartir mis impresiones sobre la danza actual”.

Desde hace más de tres décadas el Premio Nacional de Danza Contemporánea José Limón ha sido otorgado a figuras destacadas de la danza moderna y contemporánea (mexicanas y extranjeras), al tiempo que rinde tributo de manera permanente al maestro José Limón, quien fue un destacado bailarín y coreógrafo originario de Culiacán.

Algunas de las figuras que han sido merecedoras de este premio son Guillermina Bravo, Raúl Flores Canelo, Lila López, Xavier Francis, Guillermo Arriaga, Cora Flores, Federico Castro, Rossana Filomarino, Isabel Beteta, Lydia Romero, Alberto Dallal, Jorge Domínguez, Cecilia Lugo, Marco Antonio Silva, Margarita Tortajada, Anadel Lynton, Miguel Mancillas, Rosario Manzanos, Adriana Castaños, Cecilia Appleton, Laura Rocha, Ruby Gámez y Rosa Romero.

LEE MÁS: Presenta el Congreso de Sinaloa colección literaria Dámaso Murúa

Bernardo Benítez

El teatro fue la primera disciplina que atrapó al artista michoacano. Tuvo la oportunidad de estudiar en el Centro Universitario de Teatro y en la Universidad Nacional Autónoma de México. Incluso pudo ejercer siendo parte de un grupo teatral en la Compañía de Luz y Fuerza del Centro, donde hizo de todo para sobrevivir.

Sin embargo, un día la danza apareció sorpresivamente en su vida. Durante una audición para ser parte del montaje El alma buena de Se-Chuan, de Bertolt Brecht, el maestro Benítez no pudo realizar los movimientos que le pidieron, ya que no tenía idea de lo que era la danza.

Esta experiencia marcó su vida, incitándolo a conocer más sobre este arte. Posteriormente conoció al maestro Raúl Flores Canelo, quien le daría la certeza de la danza como su verdadera profesión. Fue en 1969 cuando ingresó al Ballet Independiente teniendo 26 años de edad.

A partir de ahí, la historia del maestro Benítez comenzó otra etapa. Su primera función la realizó en el Palacio de Bellas Artes con una obra de Flores Canelo. También participó en todas las temporadas nacionales e internacionales. Luego fue invitado a integrarse al Ballet Contemporáneo de Bodil Genkel y Antonia Torres (1972) y en el Ballet Clásico 70 de la maestra Nellie Happee (1974).

Ha realizado alrededor de 120 coreografías. Su debut fue en 1977 en el Palacio de Bellas Artes con la pieza Cuarteto. Su formación como coreógrafo ha sido empírica, apostándole a la experimentación, explorando nuevos lenguajes y formas. Algunas de sus piezas más conocidas son Mí y yo (1979), Kinéticas (1981), Instantes (1983) y Concierto en azul (1985).

LEE MÁS: Te nombré en silencio, un documental para ampliar la búsqueda

Su experiencia en los escenarios la ha volcado en la compañía que fundó en 2001: Gato Danza Contemporánea, en la cual han surgido nuevas generaciones de artistas de la escena. El nombre de su grupo es una metáfora de su propuesta escénica, recordando la cadencia del felino, su dinámica y su forma de moverse. Con Gato Danza obtuvo el apoyo México en Escena por su proyecto Talentos en Trayectoria, en la que participaron egresados de diversas escuelas profesionales de danza del Inbal. Cabe destacar que en agosto de 2013 la agrupación celebró su aniversario 12 con funciones en el Teatro de la Danza Guillermina Bravo del Centro Cultural del Bosque.

Como docente, ha impartido clases en distintos centros de formación, tanto públicos como privados; algunas de las técnicas que domina son Horton, Graham, Limón, Cunningham. Sin embargo, el proyecto que más le ha dado satisfacción personal ha sido su propia escuela: la Escuela Danse Studio, reconocida como de las mejores en el ámbito independiente.

El debut de la compañía que surgió de esta escuela -Ballet Danza Estudio- fue en 1983 con el estreno de cuatro obras en el Teatro de la Danza Guillermina Bravo, entre ellas Kinéticas, que se convirtió en pieza clave del repertorio permanente del grupo. También se presentó en todas las delegaciones de la Ciudad de México y compartiría temporada en el Palacio de Bellas Artes con la Compañía Nacional de Danza y El Ballet Teatro del Espacio.

Por su labor como docente, Bernardo Benítez ha sido nombrado maestro emérito por la Escuela Nacional de Danza Clásica y Contemporánea del Inbal. También ha sido invitado a formar parte de la Comisión de Evaluación de Becas para el Sistema Nacional de Creadores de Arte, en el cual fue becario en dos ocasiones (1994 y 1998).

En 2005 recibió el reconocimiento “Una vida en la danza” otorgado por el Inbal. En 2012 le realizaron un homenaje por 43 años de trayectoria artística en el Foro Lenin y en 2017 el Colegio de Coreógrafos de México realizó un coloquio para rendir homenaje a varias personalidades, entre ellas al maestro Benítez.

LEE MÁS: Trinchera 534, un nuevo espacio para hacer arte en Culiacán

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo