Transparencia

Adjudicaciones directas, las favoritas del ISIFE durante administración de Quirino: Iniciativa Sinaloa

Por el porcentaje de adjudicaciones directas, se complica la aplicación de uno de los principales factores para el uso eficiente de los recursos públicos, que es la libre competencia entre proveedores y contratistas

De acuerdo a una investigación de Iniciativa Sinaloa, de los mil 636 contratos de obras dirigidas por el Instituto Sinaloense de Infraestructura Física Educativa (ISIFE) en los años de 2017 a 2021, 1084 fueron por adjudicación directa.

Lo anterior fue revelado por la periodista Sibely Cañedo y presentado en el trabajo “Gasto Público a discreción: contrataciones públicas ISIFE 2017-2021”, demostrando que las adjudicaciones directas persisten dentro de la estructura gubernamental, pese a que existen leyes que regulan los contratos públicos de los gobiernos.

La investigación explica que el monto total de los contratos capturados en este tiempo ascendió a mil 953 mdp: 672 mdp por contratos de adjudicación directa, 500 mdp por contratos de invitación, mientras que por licitación fueron 783 mdp.

LEE MÁS: Corrupción más secrecía, el pacto de la impunidad que combaten la CEAIP e Iniciativa Sinaloa

“La ley no dice que las adjudicaciones directas no sean permitidas; sin embargo, la ley sí contempla que lo que debe regir sean las licitaciones públicas. Y lo que nosotros vemos aquí es que la norma son las adjudicaciones directas, es ahí donde notamos una irregularidad”, mencionó.

Sibely Cañedo precisó que las leyes que regulan estos asuntos son la Ley de Obras Públicas, tanto federal como estatal, y la Ley de Adquisiciones, también estatal y federal, donde se especifica que la suma de todas las operaciones que se realizan al amparo de esta legislación, no podrán exceder del 30 por ciento.

Es decir, que las licitaciones deberían de ser por lo menos del 70 por ciento; sin embargo, se observa que los porcentajes son mucho más elevados en adjudicaciones directas.

LEE MÁS: Adjudicaciones directas en municipios, principal queja de legisladores hacía la ASE

“¿Por qué? Precisamente para contribuir a garantizar que las obras que contrata el gobierno sean obras convenientes para el erario público, también para propiciar la oportunidad de crecimiento económico y generación de empleo más equitativos”, explicó.

La integrante de Iniciativa Sinaloa, sostuvo que el manejo de las contrataciones públicas es uno de los principales ejes para el combate a la corrupción, ya que por ahí pasa gran cantidad de recursos públicos.

Dijo que por el porcentaje de adjudicaciones directa, se complica la aplicación de uno de los principales factores para el uso eficiente de los recursos públicos, que es la libre competencia entre proveedores y contratistas.

Del mismo modo, comentó que es necesario que las autoridades fiscalizadoras pongan mayor atención a la justificación bajo la cual se presentan los altos porcentajes de adjudicaciones directas, violando las leyes de obras públicas, así como las de servicios y arrendamientos.

“Es recomendable revisar las excepciones a la licitación pública contemplada en la ley a fin de evitar el alto grado de discrecionalidad en la asignación de obras y servicios por parte de funcionarios públicos”, expuso.

Asimismo, Sibely Cañedo partió de la idea de que los cambios no van a venir de los gobiernos o las empresas que se están beneficiando de un sistema discrecional, sino que el cambio debe venir necesariamente de los ciudadanos: “Tiene que ver una ciudadanía activa que busque un cambio y precisamente de eso trata el monitor Karewa”.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo