Seguridad

Aprender a resolver conflictos: Con terapia, atenderán violencia familiar desde sus causas

Servidores públicos y sociedad civil unirán esfuerzos y recursos para aplicar este programa piloto que busca erradicar la violencia familiar en beneficio de toda la sociedad sinaloense

El delito de violencia familiar es el de mayor incidencia en Culiacán. De acuerdo a las cifras del 2021, en Culiacán se generaron 2 mil 313 denuncias ante el Ministerio Público y 6 mil 961 llamadas de emergencia al 911 por este delito.

Por lo tanto, la violencia familiar es un problema de seguridad pública, pero es también un problema social, por ello, se implementará un plan piloto para la atención de agresores y generadores de violencia familiar.

LEER MÁS: Defensa personal para mujeres | A veces vale más maña que fuerza

La intención, explicó el secretario de Seguridad Pública en Sinaloa, Cristóbal Castañeda Camarillo, es evitar que las personas agresoras reincidan en este tipo de violencia, pues lo común es que se les restringe el acercamiento con la víctima, pero el problema va más allá porque continúan generando violencia.

“La intención de esto es evitar que siga trascendiendo, muchas veces se aleja de la persona, pero lo que hemos encontrado de común denominador es que muchas veces tienen dos o tres parejas y la violencia familiar se ha mantenido”, dijo.

Se trata de un proyecto piloto para la atención a agresores por violencia familiar, que tiene como base un modelo cognitivo conductual que buscar disminuir los factores de riesgo asociados a la violencia familiar como la falta de capacidad para controlar la ira, la falta de habilidades para resolver conflictos de manera pacífica y la reestructuración de pensamientos distorsionados hacia la mujer como el machismo y la violencia cultural aprendida.

Para ello, se atenderá a un máximo de 230 jóvenes mayores de 16 años, sujetos al cumplimiento de medidas cautelares o la suspensión condicional del proceso.

¿Cómo evitar que se vuelva a producir violencia?

Fernando Gallegos González, director ejecutivo de la asociación, Jaguares Jóvenes de Bien, explicó que, la intención es brindar un tratamiento efectivo a los ofensores para evitar que reincidan en más violencia.

“A través del cognitivo conductual que lo que hace es generar entrenamiento, es decir, te entrena para que tu aprendas a resolver los conflictos de manera pacífica, te entrena para que aprendas a controlar tu ira, te entrena para que aprendas a manejar la ansiedad, los celos (…) todo eso se trabaja mediante el cognitivo conductual, se les encargan tareas se les encargan ejercicios y es algo muy completo, se va detallando. Lo abordamos de manera individual y grupal”, dijo.

¿La violencia en las personas se puede erradicar? ¿Qué se tiene que trabajar para que esta violencia no se repita?¿Solo los hombres cometen este tipo de violencia? son las preguntas que dieron origen a este programa, gracias a las cuales se establecieron dos enfoques de abordaje:

  • Talleres reeducativos enfocados en las nuevas masculinidades.
  • Las conductas que generan violencia.

“Se generan unos estudios para ver cuales son los factores de riesgo que más generan la violencia y esos estudios lo que arrojan es que tienen que ver con la falta de capacidad para controlar la rabia o la ira, que las personas no tienen capacidad para resolver sus conflictos de manera pacífica, la falta de asertividad, el machismo, conductas aprendidas en torno a la violencia y el abrumamiento psicológico ”, dijo.

Sinaloa no es el primer estado que participa en la implementación de este “Modelo de atención focalizada en generadores de violencia familiar en conflicto con la ley”, pues ya se ha realizado en cinco municipios de Chihuahua, donde se obtuvo como resultado que sí existen herramientas, alternativas y formas de darle combate a la violencia familiar, expresó Fernando Gallegos.

Para poner en marcha este plan piloto, la Fiscalía General del Estado (FGE), Construyendo Espacios para la Paz, Mujeres de Paz, GC1  Fundación y Jaguares jóvenes de bien A.C, firmaron un convenio de colaboración para erradicar la violencia familiar.

LEER MÁS: Organización Pro Vida busca trabajar junto al DIF por la familia

Las personas partícipes en este plan piloto, es decir, quienes recibirán el tratamiento terapéutico contra la violencia serán canalizados de diferentes áreas como centros de rehabilitación o la Unidad de Asistencia de Preliberados y será en Casa Riveros donde reciban estos ejercicios terapéuticos.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo