Geopolítica

Reunión AMLO-Biden: encuentro entre polos opuestos, que se repelen entre sí

López Obrador pretende que Estados Unidos legalice la estancia de migrantes, mientras Biden agrava el viacrucis de los indocumentados

Ni el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ni el de Estados Unidos, Joe Biden, llegan en su mejor momento al encuentro bilateral que sostienen en Washington con una agenda marcada por las tensiones y desacuerdos. El mexicano carga con el desdén a las políticas internacionales de la Casa Blanca y la violencia creciente cuyo impacto se extiende hacia el país vecino del norte; el estadunidense padece el debilitamiento de su popularidad por la inflación incontenible y se muestra insensible frente al trato inhumano a inmigrantes.

López Obrador enfrenta al sector religioso que ha iniciado jornadas de oración para protestar por hechos delictivos que alcanzan a los párrocos, y Biden está entre la espada de los católicos que le piden abolir las leyes que permiten el aborto y la pared de mujeres que le exigen fortalecer esa garantía. En México existe la emergencia en seguridad pública por desapariciones forzadas, feminicidios y desplazamientos de familias por la acción de grupos delictivos, y en Estados Unidos está la crisis de los frecuentes atentados de civiles que ocurren en espacios públicos contra personas inocentes.

El mandatario mexicano acaba de incurrir en el desaire a la Cumbre de las Américas 2022 y su homólogo de Norteamérica recibe presiones del Senado y Cámara de Representantes para que López Obrador sea llevado a las cortes internacionales por la presunta conversión de México en narcoestado. Uno lleva la propuesta de que EU ordene el flujo migratorio “para que nuestros migrante no sufran”, otro pospone la reforma migratoria que ofreció cuando buscaba llegar a la Casa Blanca, agravando el viacrucis de los indocumentados.

LEER MÁS: Kamala recibe a AMLO para un desayuno de trabajo; destaca relación basada en amistad

Sin duda se trata de la reunión entre presidentes de polos opuestos. López Obrador privilegia la relación con gobiernos de América Latina emanados de la izquierda política y Biden es instado por el Capitolio a imponer duras sanciones a países que desde el populismo toleran la violencia, corrupción, antidemocracia y violación a derechos humanos.

En este contexto está también el conflicto bélico entre Rusia y Ucrania donde disienten López Obrador, que simpatiza con El Kremlin, y Biden que está abiertamente contra Vladimir Putin responsabilizándolo de los crímenes de guerra.

Es decir, más allá de la cortesía entre naciones, y de que será secreto de Estado lo que en realidad ocurra en la reunión México-Estados Unidos, las expectativas de que mejore la relación resultan avasalladas por la secuencia de discrepancias y las posiciones políticas encontradas de los dos mandatarios.

LEER MÁS: AMLO, Biden y la complicada agenda binacional que les supera

Eso que dijo hoy AMLO ante la vicepresidenta Kamala Harris, de que “siempre hemos conversado en beneficio de nuestros dos pueblos y de nuestras dos naciones, y ahora vamos a hacer lo mismo” es mera pose diplomática.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo