Justicia

Primera sentencia con perspectiva de género por un transfeminicidio en México

A pesar de catalogarse como homicidio, la de Naomi Nicole es la primer muerte violenta de una mujer trans en conseguir justicia con perspectiva de género

Texto y fotos: María Ruiz

Naomi Nicole “La Soñaré” fue asesinada en marzo del 2020 por dos militares en activo en la colonia Guerrero de la Ciudad de México. En mayo de ese mismo año comenzó el juicio, cincuenta audiencias y dos años después se logró una sentencia: 23 años y nueve meses de cárcel para cada uno de los culpables.

Esta sentencia, a pesar de catalogarse como homicidio, es un precedente para los transfeminicidios en México:

“Se reconoció que era una mujer trans pero se determinó que iba a ser por homicidio. Es entendible porque no existe una tipificación del delito de trans feminicidio y tampoco nos han colocado dentro del delito de feminicidio; pero el juez reconoció y se tomó el tiempo de determinar y explicar por qué sí era una mujer. Hubo una visión de justicia con perspectiva de género y de derechos humanos y creo que así es como deberíamos estar juzgando en nuestro país y en todos los casos”, explicó Kenya Cuevas, activista y víctima indirecta del transfeminicidio de su amiga y compañera Naomi Nicole.

LEE MÁS: “Nos faltan 21” Realizan la 9na Marcha de la Diversidad en Culiacán

Cuevas cuenta que el juez no sólo reconoció la identidad de Naomí, también mencionó las vulnerabilidades a las que estaba expuesta por ser migrante y trabajadora sexual. Además de determinarlo un acto de odio y transfobia:

“Argumentaron que la testigo protegida cuando dio su testimonio decía que antes de que bajaran del carro le gritaron a Soñaré ‘te vamos a matar, marica’, y con este argumento determinaron que fue un acto de odio, por transfobia, y por ello se les daba la sentencia. Por esto se vuelve un precedente ya que se juzgó con perspectiva de género y derechos humanos”. 

Kenya Cuevas.

Durante la audiencia el juez informó que previo a la sentencia leyeron varias tesis e informes internacionales como el Informe Trans de la Corte Interamericana.

“Es muy importante que sea un referente para otros jueces. Se tienen que preparar para poder llevar este tipo de casos, precisamente para conocer estos contextos”, explicó Cuevas.

Kenya Cuevas a la salida de la audiencia donde se dictó sentencia por el transfeminicidio de La Soñaré. Por primera vez sale contenta de una audiencia en mucho tiempo. / Foto: María Ruiz 

Esta es la segunda sentencia en un caso por transfeminicidio pero la primera en obtener justicia. Hace unos días se dictó sentencia por el transfeminicidio de la activista Mireya en Chihuahua, pero el juez absolvió y dejó libre al asesino.

“Este caso es el segundo donde llegamos a una sentencia en el asesinato de una mujer trans. Eso es porque en casi todos los asesinatos de mujeres trans no hay detenidos. Es un mensaje importante a la sociedad: que las mujeres trans no estamos solas, que quien mate a una mujer trans puede ser castigado porque nosotras valemos e importamos y vamos a seguirnos defendiendo”, recordó la activista.

Kenya mencionó que esta sentencia también es un mensaje para las activistas de que sigan luchando y creyendo en lo que hacen. También compartió que apelaron y pedirán una sentencia más larga pero en caso de no concederles una mayor condena se va satisfecha.

LEER MÁS: Letra muerta: Suman 21 crímenes de odio en Sinaloa

“Es un caso que llega a su final, no feliz pero con tranquilidad de que estas dos personas van a estar privadas de su libertad por lo menos 23 años y que no van a volver a lastimar a otra mujer trans. Esa es la satisfacción que yo me llevo”.

Kenya Cuevas.

***

Este contenido fue publicado originalmente por Pie de Página. Puedes leer el original aquí.

Telegram: http://t.me/RevistaESPEJO

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo