Seguridad

A descifrar mensajes y miedos que hay detrás del asesinato del comandante “Bóxer” en Culiacán

El gobierno de Sinaloa debe actuar con la fuerza de las instituciones antes de que caigan por completo a la baja las cuentas alegres de homicidios dolosos

El primer ataque contra mandos de las corporaciones de seguridad pública que ocurre en el gobierno de Rubén Rocha Moya, el cual privó de la vida al subdirector de la Policía de Culiacán, Juan Miguel Silva, derrumba cualquier expectativa de paz y estado de legalidad que pueda generarse en ciudadanos que ven caer por la violencia a quienes portan armas y traen asignados escoltas, no se diga en personas y familias en total desprotección.

Y mayor temor se le genera a la población si las autoridades no explican el trasfondo de este tipo de atentados y, peor aún, cuando las áreas de procuración e impartición de justicia tardan en actuar favoreciendo la impunidad. Con indicios de participación de delincuencia organizada, la agresión al comandante “Bóxer” trae señales a descifrar para entender la dimensión del fenómeno delictivo y atenderlo tal cual es.

¿Qué se les quiere decir al alcalde de Culiacán, Juan de Dios Gámez, y al gobernador Rubén Rocha Moya al ultimar al jefe policiaco de la capital sinaloense que una semana antes fue designado en el cargo? ¿En qué situación fue anulada y desarmada la escolta que le daba seguridad al subdirector de la DSPM? Si se trataba de un elemento estimado y reconocido por el servicio a la comunidad ¿cuál es el móvil del crimen?

LEER MÁS: Sujetos armados asesinan a comandante de la Policía Municipal de Culiacán

Más allá del discurso de servidores públicos estatales y municipales que se suman a la consternación y miedo reinante en la sociedad, al gobierno le corresponde actuar con la fuerza de las instituciones antes de que caigan por completo las cuentas alegres de homicidios dolosos a la baja y la engañifa de sacar a Culiacán del ranking negro de la violencia de alto impacto.

La zozobra pública se siente en la tensa atmósfera estatal, se ratifica con hechos como el que afecta a la corporación de protección de los culiacanenses y refrenda que los sicarios se pasean con sus arsenales por las calles sin que haya operativo que los sujete a la ley.

En seguridad pública es cuestión de vida o muerte el hecho de que se le hable a la gente con la verdad. En lo individual y familiar se tomarán medidas correctas conociendo las condiciones de paz o de violencia que prevalecen, sin que el ocultamiento de la realidad o la manipulación de la estadística delictiva representen trampas para la colectividad.

LEER MÁS: Rocha Moya y el alcalde de Culiacán lamentan asesinato de comandante

¿Por qué y quiénes asesinaron al comandante “¿Bóxer”? Los sinaloenses esperamos las respuestas que merecemos.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo