Educación

La SEP como trampolín político y la educación pública con fórmulas de charlatanería

Delfina Gómez, candidata al gobierno del Estado de México, recibe el aval de AMLO para continuar como titular de la SEP mientras hace campaña

Síntoma principal de lo mal que está la educación en México, la conversión de la Secretaría de Educación Pública en trampolín político del gobierno que encabeza Andrés Manuel López Obrador le añade complejidad al sistema de enseñanza que pasa por momentos críticos y requiere de cirugía mayor en lugar de remedios caseros que se traducen en ocurrencias como el nuevo plan educativo que descuida lo pedagógico y acentúa lo político.

Con la nominación de Delfina Gómez como candidata del Movimiento Regeneración a la gubernatura del Estado de México, recayó la esperanza de que la calidad de la educación retome la prioridad estratégica que le corresponde.

La todavía funcionaria de la SEP recibe la canonjía de continuar en el puesto mientras hace campaña y la recién designada para el relevo, Leticia Ramírez Amaya, es sometida a designios que la denigran a ella y a la institución que recibe a su cargo.

LEER MÁS: Leticia Ramírez releva a Delfina Gómez en la SEP

Y como los males nunca vienen solos, la que aún es titular de la SEP y al mismo tiempo la “corcholata” de AMLO para el EdoMex dio a conocer ayer el Plan de Estudios de Educación Preescolar, Primaria y Secundaria, que inicia su implementación con una prueba piloto en al menos 30 escuelas por entidad federativa durante el ciclo escolar 2022-2023, programa que por cierto es todo un enredo administrativo y distractor del estado de colapso en que están la estructura física y la calidad en cuestión escolar.

Introducir a la enseñanza pública en la situación de desorden que poco a poco afecta a las áreas esenciales del país conlleva el costo social de llevarlo todo al atraso. Jugar con los procesos de formación de millones de niños y adolescentes resulta inadmisible después de que la pandemia de coronavirus desquició la escolaridad y el Estado procede al desmantelamiento de los pilares de la buena educación siendo el caso del Programa de Escuela Completa.

Los mexicanos debiéramos defender al menos la educación como única oportunidad para que las futuras generaciones cuenten con herramientas para enfrentar los grandes retos que vienen.

LEER MÁS: ¿Por la revancha? Delfina Gómez, virtual candidata de Morena en EDOMX

Aderezada con discursos, movimientos políticos, conceptos etéreos y nula voluntad por mejorar las cosas, el nuevo plan de estudios que propone la SEP promete en la oratoria el mejor modelo de enseñanza y en los hechos constituye la emboscada perfecta para consumar el gran retroceso de la educación en México, metiéndole mucha ideología y poca o nula pedagogía.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo