Legislativo

Congreso regula el consentimiento sexual en casos de violencia contra las mujeres

El Poder Legislativo también tipificó la violencia vicaria como un tipo de violencia intrafamiliar

En el marco de la “Agenda Púrpura”, el Congreso del Estado aprobó diversas reformas y disposiciones al Código Penal, a la Ley de Atención y Protección a Víctimas del Delito, la Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, la Ley para la Prevención y Atención de la Violencia Familiar, entre otras.

Los temas a tratar durante la sesión de este martes fue regular la figura del consentimiento como un elemento fundamental en los delitos contra la libertad sexual; por otro lado, regular la violencia vicaria como una forma de violencia contra las mujeres.

El primer dictamen aprobado indica que el consentimiento constituye la distinción entre un acto consensuado y un acto de abuso o violación, es decir, diferenciar entre una sexualidad libremente ejercida contra un acto de violencia.

“Se debe entender con claridad que el consentimiento implica la aceptación del ejercicio libre y voluntario de la sexualidad, que se distingue de un acto forzado, que involucra acoso, abuso, violencia, en el que la víctima pueden encontrarse incapacitada o imposibilitada por alguna circunstancia que le impide conducirse de manera voluntaria y por lo tanto no está en la posibilidad de oponerse a la comisión del delito”, se lee en la iniciativa.

LEE MÁS: Agenda Púrpura en Sinaloa, el mayor esfuerzo contra el negro panorama que enfrentan las mujeres

Por tal motivo, los legisladores argumentaron que el libre desenvolvimiento personal en el comportamiento sexual de las mujeres debe ser protegido de forma eficaz, ya que los comportamientos delictivos que atentan contra la libertad sexual son actos que causan daños irreversibles en las víctimas.

La reforma detalla que para que exista consentimiento, este debe de darse voluntariamente, como un resultado de la libre voluntad de la persona y valorado en el contexto de las circunstancias del momento.

De lo contrario, es decir, si el perpetrador emplea la fuerza, la amenaza de la fuerza, la coacción, incluso el aprovechamiento de circunstancias coercitivas, el consentimiento se considerará viciado.

“Es así que resulta necesario regular e interpretar la figura del consentimiento y especificar que si este no es libre, consiente, informado y consensuado, entonces nos encontramos ante la ausencia del mismo”, se indica.

En cuanto a la violencia vicaria, los legisladores explicaron que ésta siempre ha existido en Sinaloa, la cual hasta la fecha no se había podido castigar, ni mucho menos erradicar, ya que la legislación no la contemplaba.

LEE MÁS: ¿Qué es la violencia vicaria contra las mujeres?

Con esta reforma, la violencia vicaria ya se considera un tipo de violencia en el estado, entendiéndose como un acto u omisión dolosa, ejercido a través de conductas tipificadas como delitos en el Código Penal.

Se trata de un tipo de violencia intrafamiliar ejercida normalmente por varones en contra de las mujeres con las que se ha tenido una relación sentimental, y que radica en que la agresión se ejerce contra los hijos e hijas y familiares cercanos para causar sufrimiento y daños tanto psicológicos como económicos.

“Tal situación deviene de las relaciones de pareja, ya sea de un matrimonio, concubinato o de una relación de hecho, pues al finalizar dicha relación, es decir, al realizarse una separación, se puede generar violencia familiar, ya que las mujeres suponen que estando lejos del agresor desaparecerá la violencia”, se lee.

Sin embargo, se explica que una separación tambien podría motivar ciertas amenazas, tales como: un divorcio o la separación propiamente, son momentos críticos en los cuales la voluntad de separarse provoca un aumento en la violencia.

LEE MÁS: Suma Sinaloa 17 asesinatos de mujeres en 2022

Asimismo, la violencia vicaria contra las mujeres conlleva a afectar significativamente tanto la salud mental como física de los hijos e hijas de dichas mujeres, ocasionándoles dificultades emocionales y conductuales, además de síntomas traumáticos relacionados a los malos tratos contra sus madres.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo