Política

De Sinaloa para Estados Unidos: combate al fentanilo y reducción de homicidios

La agenda de Sinaloa debe contemplar mayor colaboración con Estados Unidos en temas de seguridad pública e inversión extranjera

Tal vez no sea el mejor momento en la relación entre México y Estados Unidos, sin embargo, Sinaloa sí tiene qué ofrecerle al país vecino del norte, cuyo Embajador Ken Salazar se reunió ayer en Mazatlán con el Gobernador Rubén Rochas Moya: el combate a la producción y tráfico de fentanilo y la disminución del índice de homicidios dolosos que registra el estado desde hace cinco años.

En términos generales, el encuentro entre Rocha y Salazar fue fructífero pues manejó la posibilidad de que Estados Unidos saque a Sinaloa del reporte de lugares peligrosos para sus turistas y la evaluación como zona estratégica y segura para la inversión extranjera, cuestiones que en caso de concretarse operarán para reactivar la economía local que tarda en presentar resultados positivos.

En materia de seguridad pública, no aportan a que EU retire el warning las desapariciones forzadas que interfieren en lo que corresponde al abatimiento de homicidios dolosos, ni la violencia intermitente que hoy reportó tres personas asesinadas en Culiacán en un lapso de dos horas, tema incómodo para la Casa Blanca que por cierto fue remarcado por el canciller estadunidense al señalar que “para que el pueblo tenga tranquilidad y prosperidad se requiere la seguridad”.

El Embajador de Estados Unidos en México, Ken Salazar y el gobernador de Sinaloa Rubén Rocha Moya, durante un encuentro este miércoles en Mazatlán.

LEER MÁS: “Quiero pasar más tiempo en Sinaloa”: Ken Salazar

Lo que sí es real, irrefutable, es que en 2022 los operativos de ubicación y destrucción de laboratorios y bodegas de fentanilo, la droga sintética de mayor impacto en las adicciones de la población de Estados Unidos, han registrado en Sinaloa aseguramientos históricos, colocando a la entidad como la que más golpea a las organizaciones del narcotráfico que abastecen dicha sustancia ilegal.

La agenda de trabajo bilateral, particularmente en el caso de Sinaloa, debe comprender mayor colaboración en los temas de seguridad pública e inversión extranjera para el desarrollo.

LEER MÁS: Rocha Moya se reúne con el embajador de Estados Unidos, Ken Salazar, en Mazatlán

La proveeduría de armamento a la delincuencia organizada, el principal motor del crimen y sus guerras sangrientas, y el abatimiento del consumo de drogas sintéticas, son aportaciones que le corresponden a Estados Unidos, y castigar el tráfico de fentanilo, contener la violencia derivada y generar oportunidades de desarrollo en las regiones productoras de drogas es tarea de México.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo