Ciudadanía

Los agresores serán el objetivo de la Tercera Semana Internacional por la Paz

Del 18 al 24 de septiembre habrá una serie de encuentros enfocados a fortalecer la cohesión social y a generar espacios sin violencia en Culiacán

La salud mental y la atención a los agresores serán los temas centrales de la Tercera Semana Internacional por la Paz que vivirá Culiacán del 18 al 25 de septiembre, días en los que habrá una serie de encuentros entre ciudadanos, colectivos, organizaciones civiles, instituciones y autoridades, orientados a generar entornos libres de violencia.

En entrevista para Revista Espejo, Rosy Jacobo y Javier Llausás, integrantes de Construyendo Espacios para la Paz y líderes del proyecto, adelantaron parte del programa y explicaron que el enfoque en los agresores para esta edición tiene como intención atender las causas de su comportamiento agresivo para evitar que lo repitan, ayudarlos en el control de la ira y evitar que normalicen ciertos roles o estereotipos machistas.

“Cómo los preparamos para que regresen a su hogar: educación y manejo de emociones, por eso una de las conferencias es inteligencia emocional, pues hay muchas enfermedades mentales, mucha presión, muchos suicidios”, añadió Llausás.

Actividades de la tercera edición

De acuerdo con Rosy Jacobo, la Tercera Semana Internacional por la Paz tiene como objetivo inspirar a quienes dirigen el destino de la seguridad y la justicia a un futuro libre de violencia, además de enforcar los esfuerzos en fomentar la convivencia pacífica entre las familias para fortalecer esa cohesión social entre los habitantes de Las Coloradas, Alturas del Sur y colonias aledañas al bulevar Agricultores.

LEER MÁS: En puerta la Tercera Semana Internacional por la Paz en Culiacán

Esta tercera edición inicia el domingo 18 de septiembre con un festival artístico en el Parque Las Riberas, de ahí en adelante destacan los siguientes eventos:

  • Conferencia de Salud mental e inteligencia emocional a cargo de Johnny Quintero, el lunes 19.
  • Conferencia del doctor Roveda sobre Periodismo de Paz, el martes 20.
  • Informe de Paz de Culiacán, el miércoles 21, en el Hotel Lucerna.
  • Rally por la paz en la sección femenil del Penal de Culiacán, el jueves 22.
  • Conferencia de Paz Positiva, el viernes 23.
  • Festival de clausura en el bulevar Agricultores, el viernes 23.

En estos trabajos participarán organismos hermanos de GC1: Mujeres de Paz, Suma, Mapasín, Parques Alegres, Culiacán Participa, Ser Policía, Construyendo Espacios para la Paz y las áreas de prevención de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal y Estatal, adempas de Ceprevsin, Sipinna, Compavif, Immujeres, ISMujeres, SEMujeres y otros.

“Las actividades que hacemos parecieran festivales, pero en realidad no lo son, nosotros les llamamos ferias de instituciones de prevención. Mientras los niños están cantando, divirtiéndose en una obra de teatro o cine, en una herradura están todas las instituciones que te pueden ayudar si tienes un caso, por ejemplo, de violencia familiar, de adicciones, un embarazo en adolescentes”, detalló Llausás, quien reiteró que parte del mensaje es transmitrir que “no estamos solos”.

La visibilización del problema

Tanto Rosy Jacobo como Javier Llausás, recordaron que de 2019 a la fecha han logrado visibilizar el problema de la violencia familiar, un delito que representa el 50 por ciento de los 11 principales delitos que se reportan en Culiacán, y ello ha significado un aumento importante en las denuncias, pues hace tres años solo se denunciaba el 18 por ciento de las quejas recibidas al 9-1-1 por violencia familiar, mientras que ahora esa cifra es del 33 por ciento respecto al número de llamadas.

“Este año habrá alrededor de 8 mil llamadas igual que el año pasado, pero solamente 2 mil 500 denuncian, pero si se revisa años atrás solo denunciaban el 18 o 20 por ciento, hoy nos da mucho gusto ver el 35 por ciento de denuncias”, dijo Llausás Magaña.

LEER MÁS: En Sinaloa incrementan desapariciones, violencia familiar, robo a comercio, muertes por accidentes…

En la edición 2021 el centro de atención fue Alturas del Sur, donde Rosy Jacobo destacó el interés y participación de los habitantes, al grado, dijo, que hoy han disminuido en un 10 por ciento las llamadas de emergencia al 9-1-1.

Alturas del Sur, las primeras intervenciones

Llausás recordó que ahí en Alturas del Sur, donde la primera intervención fue en 2019, antes de la pandemia, el primer logro fue convencer a los vecinos que tenían que organizarse e ir de la mano con sus autoridades.

“Primero se platicó con ellos, se formaron los comités de vecinos, comités de parques… es importante decir que no hay una secundaria, eso nos está metiendo mucha dificultad”, compartió Llausás, quien explica que al no haber una secundaria ahí, los jóvenes tienen que trasladarse a otro sector, pero mucho no pueden y optan por dejar la escuela, y son ellos los más vulnerables.

Jacobo Lara afirma que lo más complejo es generar ese clima de empatía con las familias, crear es vínculo, porque la familia lo que menos quiere es compartir sus problemas internos. Pero una vez que lo logran, empiezan a trabajar con las víctimas, con niños, adolescentes, adultos, parejas, incluso a trabajar con los ofensores para tratar de romper ese círculo de violencia.

La mitad de la violencia ocurre en casa

Javier Llausás Magaña insistió en que la mitad de las llamadas al 9-1-1 son por violencia familiar, lo que confirma que “la mitad de la violencia en Culiacán es en nuestros hogares”.

Incluso en la radiografía que compartió sobre la violencia familiar, detalló que la mayoría de las llamadas son de los vecinos porque las víctimas muchas veces no pueden salir solas de es clima de violencia, se sienten atrapadas y necesitan ayuda.

La mayoría de las llamadas de emergencia se reciben durante los fines de semana, de viernes a domingo, cuando las instituciones están cerradas, mayormente por las noches, lo que refuerza la hipótesis de que hay más agresiones en fin de semana porque es cuando el agresor pasa más tiempo en casa y agrede mayormente bajo los influjos del alcohol o alguna otra droga.

LEER MÁS: En 10 años, la violencia familiar creció 393% en Sinaloa

A raíz de esta breve radiografía, es que Construyendo Espacios para la Paz ha enfocado sus esfuerzos con organismos hermanos como Mujeres de Paz, en atender a los agresores, en ayudarlos a manejar sus emociones, su ira; a mejorar el comportamiento mediante un cambio de pensamiento, con inteligencia emocional, para no seguir normalizando la violencia.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo