Seguridad

Culiacán y sus estampas de miedo: armas, cafres, caos vial y ausencia de ley

Culiacán está saturado de civiles que transitan armados por las arterias viales sin respetar las reglas de vialidad ni la vida ajena

El incidente donde el chofer de una camioneta disparó contra el operador de un camión de pasaje urbano, registrado a plena luz del día en el corazón citadino de Culiacán, refrenda que a la rápida embestida delictiva le sigue correspondiendo la pasmosa reacción de las corporaciones de seguridad pública, respuesta tardía que pone en peligro la vida de gente pacífica y atropella la expectativa social por tranquilidad y legalidad.

Mucho queda en entredicho cuando las cámaras de videovigilancia no captan este tipo de hechos, y si los registran encuentran operarios del C4i distraídos, y la policía rara vez está en lugares cercanos a eventos de violencia, articulándose las deficiencias y desidias para que los infractores de la ley prosigan, inmunes, haciendo de las suyas.

La Secretaría de Seguridad Pública del Gobierno del Estado, tal como actuó ayer su titular Cristóbal Castañeda Camarillo, minimiza las coyunturas de riesgo para la población y su estrategia parece consistir en que sean circunstancias providenciales y no las acciones institucionales contra la violencia las que eviten la pérdida de vidas humanas, así como afortunadamente no hubo heridos de gravedad al resultar el chofer y una niña alcanzados por rozón de la bala disparada contra el autobús urbano.

LEER MÁS: Conductor de Tacoma dispara contra camión en Culiacán

Culiacán está saturado de civiles que transitan armados por las arterias viales, que forzan el paso a sus vehículos en lugares de tráfico automovilístico congestionado, que conducen sin respetar las reglas de vialidad ni la vida ajena, mucho menos temerle a la vigilancia de la policía de tránsito que casi nunca está en los lugares donde la anarquía se impone.

¿Qué están esperando las autoridades estatales y municipales para restablecer el orden público, anticipándose a tragedias que han estado a punto de ocurrir? ¿Están rebasadas por las fuerzas ilícitas?

Tal vez esperen que las desgracias afecten a mayor número de cualiacaneses de bien o quizás hayan decidido dejar a éstos como rehenes de individuos o grupos armados que se apoderan de la vía pública y suplantan a gobernantes y policías tan amedrentados o más que la población de la capital que no la debe, pero sí la teme.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo