Movilidad

“Muertes por siniestros viales no generan presión política como los asesinatos”

“No tienes que tener luces en tu bicicleta, el gobierno tiene que tener calles iluminadas”, sostuvo el activista Armando Pliego

Las muertes relacionadas con siniestros viales todavía no son tomadas en cuenta por los gobiernos porque no generan presión política como los asesinatos; esta fue una de las conclusiones del activista de la movilidad, Armando Pliego Ishikawa.

“Como no están vinculas con el crimen; los muertos por violencia siempre se los echan al alcalde, al gobernador, al presidente de la República, los muertos por accidentes viales no generan ningún tipo de presión política”, expuso.

Lo anterior durante el Día Mundial sin Auto que se conmemora el 22 de septiembre, donde la organización civil Mapasin realizó una conferencia magistral invitando a Armando Pliego, quien dio a conocer parte de su tesis doctoral “Historia de las calles”.

Durante su charla dio un recorrido por la historia desde el invento del automóvil y su consecuente masificación en las ciudades, dando a conocer que previo a la aparición del automóvil,  los niños tenían preferencia de andar en las calles para jugar, que la circulación de los primeros.

LEE MÁS: Un día sin autos en Culiacán, ¿sin transporte público de calidad?

Posteriormente con el incremento de la demanda de coches, las principales empresas de fabricación de automóviles jugaron un papel importante para voltear esta tendencia mediante la publicidad, responsabilizando a los peatones de ser víctimas de un accidente vial “por no fijarse”.

“Las automotrices dicen ‘esto nos está generando pérdidas por la cuestión de la seguridad vial’, entonces alguien se le ocurre una idea de decir que ellos (los peatones) también tiene que poner de su parte para no ser atropellados. Entonces inventan cosas como que la gente tiene que cruzarse por la esquina, es un invento que solo se entiende a partir del coche”, explicó.

“Por una fabricación de los medios de comunicación de esos años, que primero estaban de lado de la sociedad y de repente cambian de bando, les llegaron al precio. Empiezan a decir: ‘sí, los automóviles están matando mucho a las personas, pero es por culpa de los peatones que no se están fijando’: se construye esa narrativa que impera hasta nuestros días”, continúo.

Armando Pliego Ishikawa sostuvo que esto ha ocasionado en la actualidad que solo unas cuantas personas sepan que esto no debe ser así.

LEE MÁS: Movilidad: El modelo hombre-camión y el fenómeno del “truene”

Dijo que con esta transferencia de responsabilidades no solo fue en contra de los peatones, sino contra el transporte público en diversas ciudades de Estados Unidos en los cincuenta para empezar a vender unidades que consumían diesel.

Sobre esto, también explicó que se comenzó a construir una narrativa para evitar subsidiar el transporte público, ya que sería una carga económica innecesaria para el Estado, no así para con las construcciones de distribuidores viales, periféricos, viaductos o pasos deprimidos, que también son proyectados con inversión pública.

“Es mejor invertir en transporte público porque genera más ahorros y generan mayor aporte a la productividad en el largo plazo”, comentó.

En cuanto a las políticas de seguridad vial, dijo que estas continúan perpetuando el enfoque que responsabiliza a los peatones de un accidente, donde en el caso de los ciclistas son obligados por las leyes a comprar equipamiento con la finalidad de “ser vistos por los autos”.

LEE MÁS: La otra violencia: En Sinaloa mueren más ‘por rueda’ que ‘por bala’

“No tienes que tener luces en tu bicicleta, el gobierno tiene que tener calles iluminadas”, manifestó.  

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo