Negocios

¿Qué carácter tiene la mujer como fuerza laboral en México?

El IMCO en alianza con el CIMAD del IPADE analizó la inclusión femenina desde la plantilla laboral hasta los consejos de administración.

Las mujeres conforman la mitad de la población total en México; sin embargo, representan solo el 40 por ciento del total de la fuerza laboral del país y apenas 11 por ciento en los consejos de administración de las empresas accionarias, 13 por ciento en las empresas de deuda y 4 por ciento en las direcciones generales de las compañías públicas mexicanas.

Con el objetivo de medir la inclusión femenina desde la plantilla laboral hasta los consejos de administración, el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) en alianza con el Centro de Investigación de la Mujer en la Alta Dirección (CIMAD) del Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresa (IPADE) Business School, analizó 182 empresas del mercado de capitales y deuda listadas en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) y la Bolsa Institucional de Valores (BIVA).

Yvette Mucharraz y Cano, directora del Centro de Investigación de la Mujer en la Alta Dirección (CIMAD) detalló que en el estudio se observó que la representación de las mujeres disminuye conforme aumenta el nivel jerárquico dentro de las empresas, es por eso que la clave para mejorar la equidad es contar con datos que visibilicen el panorama que enfrentan las mujeres en la iniciativa privada, porque permite construir estrategias enfocadas en las necesidades de las trabajadoras y detectar en dónde están las brechas que limitan su participación en la economía.

LEER MÁS: Mujeres siguen trabajando más y ganando menos

“A nivel cultural, los roles de género que desempeñamos en las familias hay momentos de vida en que se requiere dar un apoyo a hombres y mujeres, pero existe un tema de mentalidad que tenemos que modificar a través de un salto muy grande, para definir ¿quién es responsable de qué?, que las mismas empresas ahora que estamos en el tema de la gran renuncia, una buena parte es la tensión entre la empresa que quiere incrementar la productividad a costa de sacrificar la vida personal del talento”, refirió.

Mucharraz y Cano refirió que la importancia de contar con datos que visibilicen el panorama que enfrentan las mujeres en la iniciativa privada reside en construir estrategias enfocadas en las necesidades de las trabajadoras y detectar dónde están las brechas que limitan su participación en la economía. Además, dijo que las empresas con una mayor representación femenina obtienen mejores rendimientos de las inversiones y márgenes de ganancia.

“Las compañías con tres mujeres o más en su consejo de administración tienen 37 por ciento más ganancias por acción en comparación con el promedio de las compañías analizadas. Aquellas que no tienen mujeres mostraron resultados 8 por ciento menores respecto a las ganancias por acción comparado con el promedio”, reveló.

La directora del CIMAD detalló que más mujeres en la iniciativa privada conducen a mejoras en la estrategia de negocios y ambientes laborales más agradables que se traducen a su vez en mayor compromiso de los empleados con la empresa y menor rotación, que contar con 30 por ciento de mujeres en las posiciones de liderazgo como el consejo de administración, direcciones generales y puestos ejecutivos puede llevar hasta un incremento de 15 por ciento en la rentabilidad de las empresas.

LEER MÁS: “Los hombres no saben lidiar con una mujer como líder… eso es algo que he vivido”: Edna Fong

Por su parte, Fátima Masse, directora de Sociedad Incluyente del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) destacó que también es importante saber qué tan fácil es para las mujeres llegar a puestos de toma de decisiones, y que todas las organizaciones hagan un autodiagnóstico para visibilizar y diseñar acciones que permitan romper con las barreras que se identifiquen en cada empresa.

Dijo que tener a menos mujeres en la plantilla laboral reduce la posibilidad de tener perspectivas diferentes porque los hombres y mujeres sí son diferentes y mucho de lo que se analiza y propone viene de las propias diferencias inherentes a cada uno de los sexos, por lo que no tener un equilibrio en la plantilla reduce la innovación y tener un impacto financiero.

La directora de Sociedad Incluyente del IMCO explicó que tener un ambiente o una sociedad que facilite la incorporación de las mujeres al mercado laboral, no es nada más que tengan una cuota en los consejos de administración, y ejemplificó los casos de Finlandia o Suecia, donde tienen tasas de hasta el 70 por ciento de mujeres que participan en la economía remunerada. Y señaló, “ese debería ser el dato que nos llame la atención para trabajar por una agenda más ambiciosa”.

“Es terrible que como mujeres nos tengamos que preguntar si podemos tener familia o no ahorita, yo quisiera saber ¿cuántos hombres dudan en torno a eso y si esto va a romper su trayectoria profesional o no?”, se cuestionó.

Detalló que también una de las grandes barreras que se viven en México son 1: el trabajo no remunerado que cae en mayor medida en las mujeres, quienes desempeñan 7 horas más en trabajo no remunerado que los hombres, de tal manera que cuando el trabajo crece o alguna persona de la familia enferma y toca cuidarle, automáticamente llega esta parte donde la mujer se pregunta ‘¿qué hago?’ Y es cuando muchas féminas terminan saliendo del mercado laboral o terminan optando por vías que rompen con su trayectoria profesional.

LEER MÁS: A las mujeres se les excluye del mercado laboral remunerado

Recordó que en el IMCO se ha promovido mucho la inversión privada dirigida a la creación de una agenda sustanciosa de igualdad de género, para que las mujeres puedan tener mayor flexibilidad, igualdad salarial, y puedan crecer hasta puestos de tomas de decisiones.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo