Derechos Humanos

Acusan ‘tortura’ a mujeres que abortan en Sinaloa

La colectiva “No se metan con nuestras hijas” criticó que el personal médico y operativo que atiende estos casos se ha rehusado a recibir capacitación

Las mujeres sinaloenses no tienen confianza para acudir a los servicios de salud del Estado para que le sea practicada una interrupción voluntaria del embarazo debido a malas prácticas del personal médico y operativo que atiende estos casos, informó la colectiva “No se metan con nuestras hijas”.

“No confían en los servicios de salud (…) por supuesto que a nadie le gusta que la torturen, que te tengan esperando, que te hagan sentir culpable, que te maltraten, y en eso las chicas han sido muy asertivas, prefieren buscarle por otro lado a ser maltratadas”, dijo Priscila Salas, miembro de la colectiva.

Por su parte, la activista y miembro de la colectiva, Heidy Mares, destacó que las mujeres prefieren acudir a las acompañantes del proceso de interrupción voluntario del embarazo, que acudir a un hospital, pues han visto vulnerados sus derechos humanos y de salud.

Criticó que el personal médico y operativo que atiende estos casos se ha rehusado a recibir capacitación por organizaciones que promueven el aborto seguro.

LEER MÁS: Letra muerta | Abortar legalmente sigue siendo una odisea en Sinaloa

“¿Qué nos está diciendo esto? que el hospital de la mujer no está atendiendo en tiempo y forma a las mujeres que están buscando este servicio, también hemos recibido información de organizaciones, por ejemplo IPAS Latam y Caribe, es una organización que se ha preocupado por la legalización del aborto en Sinaloa, han buscado capacitar a los médicos pero no todos acceden a tomar la capacitación”, dijo.

Otra mala práctica que denunció la colectiva es la realización de legrados en vez del uso de fármacos para la interrupción del embarazo, como lo dicta el lineamiento técnico para la atención del aborto seguro en México. 

“Según el lineamiento técnico del manejo del aborto en México, los legrados no deben de realizarse y eso no lo digo yo, lo dice la Organización Mundial de la Salud, la Organización Panamericana de la Salud y los Servicios de Salud en México”, dijo Priscila Salas.

Además, señaló Priscila Salas, de acuerdo con los tratados internacionales que ha firmado México, este procedimiento se califica como tortura.

Pero, no solo criticaron la realización de legrados y la resistencia el personal médico a recibir capacitación, la colectiva también denunció que en las instituciones de salud se continúa revictimizando y criminalizando a las mujeres que buscan este servicio.

“Hemos recibido mujeres que nos cuentan su experiencia donde el trato no solo es inhumano, no solo las hacen sentir vergüenza, incluso no les están recetando, no les están recomendando nada para el dolor. Una testigo nos comentó que alguien del personal médico le dijo que si parir cuesta, quitar la vida te debe de costar mas”, dijo Heidy Mares.

Mencionó que si bien se debe respetar la objeción de conciencia del personal médico, las instituciones de salud están obligadas a tener las 24 horas del día a algún médico o médica que no sea objetora de conciencia.

LEER MÁS: Necesario que hospitales registren casos de violaciones: Tere Guerra

Ante estas prácticas, la colectiva hizo el llamado para que la la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) investigue lo que está sucediendo, por su parte, destacaron que interpondrán una queja ante la la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo