Salud

Adiós al cubrebocas en Sinaloa cuando el coronavirus se resiste a irse

Al retirar por decreto el uso del cubrebocas nadie determina de quién será la responsabilidad en caso de otra ola de coronavirus

La decisión de retirar el uso de cubrebocas en Sinaloa obedece a una decisión política que pretende hacer creer que el riesgo por la pandemia de coronavirus ha desaparecido, a pesar de que la enfermedad continúa con baja incidencia y que con la llegada del clima frío podría recrudecer embozada en el catálogo de enfermedades respiratorias propias del invierno, como la influenza, por ejemplo.

La Secretaría de Salud federal reportó que con corte al martes 4 de octubre la semana reportó 8 mil 420 nuevos casos de la Covid-19 en el país con mayores registros en la Ciudad de México, Estado de México, Nuevo León, Guanajuato, Jalisco, San Luis Potosí, Veracruz, Tabasco, Puebla y Sonora, lo cual le da sustento a la precepción ciudadana que considera que en Sinaloa la determinación se alejó de criterios y estudios epidemiológicos.

El gobierno de Rubén Rocha Moya debiera moderar la prisa por clausurar uno de los protocolos esenciales que dominó en las fases de mayor impacto de la emergencia de la salud pública, quitándole el carácter de urgencia al llamado a la población en general y a las escuelas para que dejen de utilizar el cubrebocas maestros y alumnos. Bien podría esperar a que haya mayor certeza en los informes científicos sobre el comportamiento futuro del virus SARS CoV-2.

LEER MÁS: Sinaloa elimina el uso obligatorio de cubrebocas

Instituciones educativas como es el caso de la Universidad Autónoma de Sinaloa habían determinado ponerle fin en diciembre próximo a la utilización de ese método de sanidad, sin embargo, deberán acatar la disposición gubernamental fundada, según lo informó el secretario de Salud estatal, Cuitláhuac González Galindo, en que ya se tiene el 95 por ciento de inmunización en la población sinaloense y se les aplica la vacuna a menores de 5 a 11 años.

Entonces queda en manos de la población de Sinaloa, como ha sucedido siempre, la responsabilidad de ir más delante de disposiciones gubernamentales que con preocupante diligencia se anticipan a eliminar riesgos de amenazas aun latentes.

LEER MÁS: ¿Adiós al cubrebocas? Sinaloa analiza quitarlo

Al retirar por decreto el uso del cubrebocas nadie determina de quién será la responsabilidad en caso (ojalá que esto no suceda) de que venga otra ola endémica de coronavirus que meta en apuros a la población y sobre todo al sistema de salud pública.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo