Política

Los disparates de la 4T en Sinaloa: museo del narco en el “triángulo de la gente buena”

A las zonas altas de Sinaloa les urge la proximidad de la cultura, artes, ciencia, tecnología y deporte, pero no el ensalzamiento de fenómenos delictivos

Están viendo los gobernantes de Morena las barbas del vecino cortar y no ponen las suyas a remojar porque frente a la intervención cívica para que ajusten sus actos a lo que verdaderamente importa salta a la conversación pública el tema del museo del narcotráfico en Badiraguato y el escándalo prende a tal grado que el gobernador Rubén Rocha Moya se ve obligado a salir al quite para tranquilizar a los sinaloenses.

El alcalde de Badiraguato, José Paz López Elenes, porque lo dijo o no supo cómo decirlo, se agrega a la lista de integrantes del Movimiento Regeneración Nacional que se ven más ocupados en trivialidades que en la esencia del quehacer público. Esa tentación a rendirle culto a la delincuencia organizada evidencia que los dislates se les ocurren a los servidores públicos morenistas más que las buenas ideas.

Así, mientras legisladores de Sinaloa, Chihuahua y Durango trazan estrategias, más de escritorio que de efectividad, para renombrar al triángulo dorado del narcotráfico como triángulo de la gente buena, acción que el presidente Andrés Manuel López Obrador empuja para quitarle el estigma a esa región de la Sierra Madre Occidental, al edil badiraguatense se le ocurre hacerle más culto a lo que está demasiado idolatrado, aunque enseguida trata de enmendar el dislate con discursos cantinflescos que complican el debate.

LEER MÁS: No habrá museo del narco en Badiraguato

A las zonas altas de Sinaloa les urge la proximidad de la cultura, artes, ciencia, tecnología y deporte, pero no el ensalzamiento de fenómenos delictivos que han costado miles de vidas humanas inocentes.

Desde la Operación Cóndor a mediados de la década de los setentas quedó la cicatriz que a su paso por la historia dejaron los grandes capos de las drogas, herida aun sangrante porque algunas comunidades de las montañas viven todavía en situación de dependencia o esclavitud en torno al narcotráfico.

LEER MÁS: Rechaza Rocha Moya idea de Museo del Narcotráfico en Badiraguato

Basta ya de que funcionarios morenistas pretendan ganar la atención con ideas descabelladas e inviables. De campos nudistas, del “vete por donde no haya baches”, de “tienes una obesidad espantosa y horrible” y el largo catálogo de disparates que a los ciudadanos les hacen creen que los puestos públicos los ocupan no los más capaces sino los que cumplen el requisito fundamental de saber plantear irracionalidades. Y reinciden al ver que la acción popular ha aprendido a corregir los errores que cometió en las urnas retirándoles el voto a quienes no lo merecen.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo