Justicia

María Carmela Vázquez es la quinta madre buscadora asesinada durante 2022 en México

María Carmela Vázquez buscaba a su hijo Óscar Zúñiga Vázquez, desaparecido el 14 de junio de 2022, pero este domingo 6 de noviembre por la noche fue asesinada en la puerta de su casa por dos hombres armados en el municipio de Abasolo en Guanajuato

Por Dalia Souza / Zona Docs

Las madres buscadoras remplazan, ante la inoperancia y omisión del Estado, las acciones que éste debería de realizar para encontrar a sus amores desaparecidos en medio de un escenario de crisis y emergencia.

Junto a los riesgos intrínsecos de su labor en condiciones peligrosas dentro del campo, las madres y familias buscadoras ponen el cuerpo en las calles durante sus protestas públicas de exigencia de justicia, así como dentro de las oficinas de gobierno donde la indiferencia del funcionariado se mezcla con la complicidad de autoridades que contradictoriamente son quienes desaparecen a sus familiares.

Así, inmersas en un estado de desprotección y violencia, estas mujeres defensoras de los derechos de sus seres queridos y de las miles de personas desaparecidas de este país, han sido asesinadas en el ejercicio de su labor: ver volver a quienes les arrebataron forzadamente, al tiempo que denuncian la maquinaria del Estado diseñada para desaparecer y no buscar.

LEE MÁS: Asesinan a María Carmela, madre buscadora en Guanajuato

De acuerdo con InSight Crime un centro de pensamiento y medio de comunicación que realiza análisis, investigaciones e informes sobre el crimen organizado y la seguridad ciudadana en las Américas, reveló que, de acuerdo con el Consejo Nacional Ciudadano del Sistema Nacional de Búsqueda de 2010 a octubre de 2022, 17 personas buscadoras han sido asesinadas en México.

Para noviembre de 2022, tan sólo en el transcurso de 11 meses, cinco madres buscadoras han sido asesinadas.  

María Carmela Vázquez es el último nombre que se suma a la lista, con 46 años de edad buscaba a su hijo Óscar Zúñiga Vázquez de 21 años, quien fue desaparecido el 14 de junio de este 2022. Fue asesinada en la puerta de su casa en el municipio de Abasolo, Guanajuato por dos hombres que iban a bordo de una motocicleta y le dispararon en repetidas ocasiones. Formaba parte del Colectivo Personas Desaparecidas en Pénjamo Guanajuato.

En un comunicado, el Consejo Nacional Ciudadano del Sistema Nacional de Búsqueda condenó los hechos y expresó su profunda indignación. Advirtieron con ello su preocupación “por la situación a la que familiares de personas desaparecidas se enfrentan durante las labores de búsqueda y en sus actividades diarias” y recordaron al Estado mexicano su deber de atender las recomendaciones del Comité contra la Desaparición Forzada de la ONU; específicamente sobre las necesidades de atención y protección de las buscadoras y el fortalecimiento de un sistema de protección de víctimas para garantizar la seguridad de los familiares y sus acompañantes.

Sólo un par de días antes, familiares de Chiapas, Coahuila, Jalisco y Guanajuato se reunieron en torno al Foro de memoria: vida por vida “Construyendo paz en honor de la memoria” en el municipio de Salvatierra en el mismo estado.

Impulsadas por el colectivo Ángeles de Pie por ti, las familias organizadas a través de sus colectivos y demás acompañantes conversaron sobre las implicaciones del fenómeno de la desaparición de personas y su vínculo con la memoria colectiva y la agenda política para garantizar los derechos a la no repetición, la dignificación y la reparación. En el encuentro participaron también en la construcción de un espacio de memoria dentro del Barrio de San Juan.

Fotografías colectivo Por Amor a Ellxs.
Fotografías colectivo Por Amor a Ellxs.

Este predio donde en octubre de 2020 se recuperaron 80 cuerpos de personas inhumadas clandestinamente fue convertido por las madres y familiares en un sitio de memoria y esperanza. Uno de esos tesoros encontrados fue el de la maestra Lupita Barajas, quien habría sido desaparecida el 29 de febrero de 2020.

Lupita fue incansablemente buscada por su hermano menor Javier Barajas, quien tras localizarla sin vida se convirtió en integrante de la Comisión Estatal de Búsqueda de Personas de Guanajuato. Javier fue asesinado el 29 de mayo de 2021 cuando transitaba la vía pública en Salvatierra.

Hasta agosto de 2021, el sitio de periodismo y análisis sobre desapariciones en México, A dónde van los desaparecidos, reportó que los estados donde se habían cometido asesinatos de personas buscadoras eran Chihuahua, Durango, Sonora, Veracruz, Sinaloa, Guerrero, Tamaulipas, Jalisco, Michoacán, Guanajuato y Zacatecas, sin embargo, la creciente problemática de violencia y desprotección durante 2022 ha favorecido que buscadoras en Morelos y Puebla también se sumen al conteo de víctimas.

Hace apenas un mes, el 4 de octubre fue asesinada Esmeralda Gallardo, madre de Betzabé Alvarado Gallardo, quien permanece desaparecida desde el 13 de enero de 2021 en Puebla. Los eventos de violencia sucedieron en la colonia Villa Frontera del mismo estado. De acuerdo con la Fiscalía General del Estado (FGE) habrían sido detenidos Cristopher N. e Ismael N., responsables del feminicidio de esta buscadora.

Esmeralda Gallardo, madre de Betzabé Alvarado Gallardo

De la investigación se desprende la detención de Beatriz N, mujer presuntamente responsable del delito de desaparición cometida por particulares en agravio de Bezabé, hija de Esmeralda Gallardo y su amiga Fabiola; aunque de ninguna de las dos jóvenes se conoce su paradero. Las personas detenidas presuntamente pertenecían a un grupo delictivo dedicado al narcomenudeo que operaban en las colonias Villa Frontera, Solidaridad, Jorge Murad, Villas de San Antonio, Villas de San José y Nueva San Salvador en Puebla.

Por su parte, el Colectivo Voz de los Desaparecidos en Puebla, del cual formaba parte Esmeralda, llamó al gobierno estatal a garantizar su derecho a buscar: “hacemos un llamado a la Fiscalía de Puebla, al gobernador Miguel Barbosa y a las autoridades de Puebla: Déjense de discursos superficiales y garanticen los derechos y seguridad de las víctimas, los derechos y seguridad de las familias de personas desaparecidas”.

Rosario Lilián Rodríguez Barraza, madre de Fernando Abixahi Ramírez Rodríguez.

También le arrebataron la vida a Rosario Lilián Rodríguez Barraza, ella buscaba a su hijo Fernando Abixahi Ramírez Rodríguez desaparecido el 16 de octubre de 2019 en La Cruz de Elota en Sinaloa. Esta madre buscadora formaba parte del colectivo Corazones sin Justicia y fue desaparecida el 30 de agosto, en el marco del Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas, salía de una misa en memoria de su hijo Fernando. De acuerdo con las versiones en medios de comunicación, una camioneta Suburban blanca con personas armadas la privó de su libertad mientras caminaba a su casa en la colonia Palos Blancos, en La Cruz de Elota.

LEE MÁS: Antes de su asesinato, Rosario Lilián dejó en este video su único deseo: encontrar a su hijo desaparecido

Los hechos sucedieron cerca de las 9:00 p.m. y una hora después su cuerpo fue localizado sin vida en un callejón. Al igual que otras madres ella había recibido amenazas por sus labores de búsqueda, pero no le habían sido garantizadas medidas de protección.

A sus nombres se suma el de Brenda Jazmín Beltrán quien fue asesinada en Ciudad Obregón, Sonora, el 17 de julio pasado. Si bien la Fiscalía del Estado de Sonora abrió una carpeta por el delito de feminicidio, decidió no vincular las líneas de investigación con su labor de buscadora de su hermano Luis Heraldo Beltrán Jaime, desaparecido en Bacum, Sonora en 2018. Ella formaba parte del colectivo Guerreras Buscadoras de Cajeme.

Brenda Jazmín Beltrán, hermana de Luis Heraldo Beltrán Jaime.

Finalmente, Ana Luisa Garduño fue asesinada en Temixco, Morelos a principios del 2022, el 27 de enero dentro de su propio bar. Esta madre luchaba para exigir justicia por el feminicidio de su hija Ana Karen Huicochea desde el 2012 y se había unido a colectivos de víctimas y familiares de personas desaparecidas en acciones de búsqueda en campo.

Creó su propia organización a la que llamó Ana Karen vive A.C. donde brindaba asesoría jurídica a las familias buscadoras y de acuerdo con sus compañeras participó en las labores de exhumación de cuerpos en fosas clandestinas del estado de Morelos.

Ana Luisa Garduño madre de Ana Karen Huicochea.

De acuerdo con A dónde van los desaparecidos, en el trabajo realizado por la periodista Analy Nuño, tres asesinatos de personas buscadoras ocurrieron en el sexenio de Felipe Calderón (entre 2010 y 2011); y cinco se registraron durante la administración de Enrique Peña Nieto (entre 2014 y 2018). El conteo realizado para el reportaje Buscaban a un familiar desaparecido; fueron asesinados documenta cuatro casos ocurridos en el transcurso del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, uno ocurrido en el 2019 y tres más en 2021. Sin embargo, esta cifra se eleva a nueve con los cinco nuevos casos registrados en 2022.

LEE MÁS: Guanajuato: Aquí, decían, no hay desaparecidos

Y en el caso de Guanajuato, María Carmela Vázquez sería la quinta persona buscadora asesinada en este estado en los últimos tres años.

***

Este contenido fue publicado originalmente por Zona Docs, miembro de la Alianza de Medios de la Red de Periodistas de a Pie. Puedes consultar el original acá.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo