Legislativo

Reinaugura Rocha Moya informe ante el Congreso, ¿pero también la alfombra roja y el “besamanos”?

Diputados reeditan el viejo esquema eliminado en el gobierno de Jesús Aguilar Padilla al considerarse obsoleto por aportar poco al debate parlamentario

El regreso del ritual en el cual el gobernador en turno comparece ante el Congreso del Estado a presentar su informe anual de gobierno podría ser un avance en materia de rendición de cuentas siempre y cuando el Poder Legislativo haga bien la tarea de revisar y exigir correctivos en aquellas áreas donde el Ejecutivo estatal registre retrocesos, errores, mal uso de recursos públicos u otras situaciones contrarias al adecuado desempeño de la función pública.

Es que el pleno del Congreso del Estado aprobó ayer reformas a su Ley Orgánica que reestablecen las bases de la reunión de trabajo con el titular del Poder Ejecutivo y quienes encabezan las dependencias y entidades de la administración pública estatal y paraestatal, que en síntesis reedita el viejo esquema que se eliminó en el gobierno de Jesús Aguilar Padilla al considerarse obsoleto por aportar poco al debate parlamentario debido a la condición acrítica de diputados y diputadas al tener enfrente al gobernador.

Una vez repuesto el rito, el gobernador Rubén Rocha Moya hará entrega al Congreso del informe el 15 de noviembre y en la sesión siguiente más próxima, el 23 del mismo mes, acudirá a la mesa de trabajo con los integrantes de la 64 Legislatura. Sólo en el último año de ejercicio constitucional deberá presentar su balance el 5 de septiembre y luego efectuar la correspondiente comparecencia.

LEER MÁS: Estos son los seis megaproyectos carreteros que planea el gobierno de Rocha Moya en Sinaloa

A reserva de conocer más detalles del protocolo y las formalidades, importa advertir el riesgo de regresión al modelo caduco que convertía la asistencia del gobernador al Congreso en torneo de lisonjas, el tan deplorable “besamanos”, estableciéndole al titular del Ejecutivo alfombras de terciopelo y baños de miel y dejando la rendición de cuentas guardaba bajo las curules para darle rienda suelta al culto al poder.

Por supuesto que la reforma a la Ley Orgánica del Congreso fue hecha para permitirle a Rocha Moya que asista al Legislativo a defender su recuento de resultados del primer año de gestión y también es evidente que la legitimación de este ejercicio restablecido dependerá de cómo actúe la bancada del Movimiento Regeneración Nacional que es mayoritaria en la configuración actual de la Cámara local.

LEER MÁS: Reconoce Rocha Moya errores en transparencia sobre obra pública

A la oposición disminuida y poco combativa le corresponde hacerla de contrapeso, pero es a Morena a la que le toca convertir del ritual en modo moderno de transparencia y participación ciudadana.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo