Corrupción

Afrenta al Sistema y Fiscalía anticorrupción de Sinaloa: nadie paga por el saqueo malovista

Si la corrupción es alentada desde el gobierno mismo resulta golpeada la confianza en la procuración e impartición de justicia

Como una derrota más al Sistema Estatal y Municipal Anticorrupción y a la Fiscalía Anticorrupción de Sinaloa, la absolución que un juez federal le otorga a María Alejandra Gil Álvarez es el cerrojazo de impunidad al escandaloso caso de malos manejos de recursos públicos en la Secretaría de Salud del Gobierno del Estado, cometidos en la administración 2011-2016 que presidió Mario López Valdez.

Gil Álvarez, ex directora de los Servicios de Salud fue sentenciada en 2020 a cuatro años de cárcel e igual tiempo de inhabilitación del servicio público, además del pago de 7 millones de pesos, sin embargo, en el amparo concedido a favor de la exfuncionaria la justicia federal considera que ésta no tiene culpa en la contratación irregular de la cual se le acusa pues cumplió con su deber estipulado de generar los pagos como se le encomendó.

Paradójicamente, la juez que le dictó la sentencia penal a Gil Álvarez hace más de dos años, Sara Bruna Quiñónez, es actualmente la fiscal general de Sinaloa, dependencia a la cual está subordinada la Fiscalía Anticorrupción, cerrándose así el círculo vicioso de la impunidad en el mismo punto de instituciones que parecen de ornato porque se traban ante hechos de manejo indebido de finanzas públicas y desempeño irregular de cargos de gobierno.

LEER MÁS: Corrupción en Salud Sinaloa quedó impune: María Alejandra Gil quedó absuelta

El combate a delitos de latrocinio, peculado y cohecho en Sinaloa solamente ocurre en el discurso de los gobernantes y en la realidad se muestra como el fracaso derivado de que la roída cobija de la ley siempre está dispuesta a encubrir a servidores públicos pillos, de uno u otro signo político. Si el expediente de la corrupción malovista no fuera suficiente para probar las defraudaciones transexenales perdonadas, allí está el caso de Luis Guillermo Benítez Torres, ex alcalde de Mazatlán, que a pesar de tener abiertas carpetas de investigación por malos manejos de las finanzas municipales desempeña el cargo de secretario de Turismo del Gobierno del Estado.

Si la corrupción es alentada desde el gobierno mismo resulta golpeada la confianza en la procuración e impartición de justicia y el ejemplo cunde en los integrantes de administraciones públicas que se atienen al esquema de “roba hoy, mañana te exoneramos de culpa”, a sabiendas de que el pesado aparato anticorrupción luce paralizado en intereses y reyertas internas.

LEER MÁS: Exhiben tibieza de la Fiscalía por perdonar a Echeverría y a Otáñez

Por lo pronto, aquella “piñata” sexenal en la Secretaría de Salud estará aquí por mucho tiempo como monumento a la rapiña impune del dinero que es del pueblo.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo